El despilfarro de Sarkozy
El presidente de Francia, Nicolás Sarkzoy - reuters

El despilfarro de Sarkozy

El presidente francés gasta alrededor de 12.000 euros al día en comida y tiene en el Elíseo 121 vehículos

abc.es
Actualizado:

A tres meses de las elecciones, al presidente francés Nicolás Sarkozy la victoria cada vez le queda más lejos. Si las encuestas dan como claro favorito al candidato socialista, François Hollande, un libro acusa a Sarkozy de derrochador.

Según denuncia el diputado socialista René Dosiere en la publicación, el Palacio presidencial gasta alrededor de 12.000 euros al día en comida y mantiene hasta 121 vehículos. Unos excesos para el autor del libro, que aucsa al presidente de «ignorar los principios más elementales de la separación entre las cuentas públicas y las privadas».

Sarkozy canceló la fiesta anual en el jardín del Palacio del Elíseo, cuyos gastos rondan los 600.000 euros. Un gesto insuficiente para Dosiere, autor de «El dinero del Estado».

La flota de automóviles del presidente Sarkozy dobla a la de su predecesor, Jacques Chirac. Los costes de mantenimiento suponen 120.000 euros y los gastos por gasolina superan los 330.000 euros.

El diputado socialista también detalla los gastos por los viajes. La semana pasada, se produjo un polémico envío de un jet privado del Estado a Ucrania para atender a uno de los hijos de Sarkozy, Pierre. Conocido como DJ Mosey, se encontraba allí por trabajo y, tras pasar una noche en el hospital por una leve intoxicación alimentaria, fue repatriado por orden de Sarkozy. El viaje costó unos 40.000 euros, de los cuales 32.000 fueron financiados con dinero público.

En este contexto, el conocido «Air Sarko One, un Airbus A330, supone unos costes de 260 millones a las arcas públicas. Habitualmente le acompaña una delegación de 300 personas en los viajes al extranjero. Un reciente desplazamiento junto a su mujer Carla Bruni costó más de 130.000 euros.

Los gastos anuales de Sarkozy, según Dosiere, superan los 114 millones de euros.

El libro señala también que François Fillon, actual primer ministro francés, ocupa junto a su familia un piso de 309 metros cuadrados, mientras que Dominique de Villepin, su predecesor, residía en una vivienda de 90 metros cuadrados.