AFP

Reino Unido prohíbe también en cabina portátiles y tablets en vuelos procedentes de varios países

Los pasajeros afectados serán los que vuelen desde Turquía, Líbano, Egipto, Túnez, Arabia Saudí y Jordania

Actualizado:

Reino Unido prohibirá a los pasajeros de seis países viajar en cabina con teléfonos móviles, tablets u ordenadores portátiles que superen los 16 centímetros de longitud, los 9,3 de ancho y los 1,5 de profundidad, según un portavoz gubernamental citado por la agencia Reuters.

Los países desde los que se aplicará esta restricción serán seis, según la BBC, entre los que se incluyen Turquía, Líbano, Egipto, Túnez, Arabia Saudí y Jordania. En caso de viajar desde alguno de estos destinos en vuelo directo, los dispositivos electrónicos deberán ser facturados con el resto del equipaje.

Este mismo martes, Estados Unidos ha anunciado que obliga desde hoy a facturar aparatos electrónicos de mayor tamaño que un teléfono móvil a los pasajeros de vuelos sin escalas procedentes de ocho países de mayoría musulmana de Oriente Medio y África, una medida que no responde a ninguna amenaza o riesgo inminente de ataque terrorista.

«La seguridad de los ciudadanos que viajan es nuestra mayor prioridad. Por eso mantenemos nuestra seguridad en la aviación bajo constante revisión y adoptamos medidas que creemos son necesarias, efectivas y proporcionadas», ha señalado un portavoz del Gobierno británico.

El Ejecutivo de Londres «ha estado en estrecho contacto con Estados Unidos para comprender su posición», según informó la misma fuente oficial, que agregó que «se ha informado a las aerolíneas afectadas de los nuevos requerimientos».

Los aparatos electrónicos afectados por la medida tendrán que ser facturados por los viajeros antes de someterse a los controles de seguridad del aeropuerto, al tiempo que continuarán aplicándose las restricciones habituales que ya se deben acatar en lo referente al equipaje de mano.

«Las medidas de seguridad adicionales podrían ocasionar alguna alteración a los pasajeros y los vuelos, y comprendemos la frustración que esto ocasionará, pero nuestra máxima prioridad será siempre mantener la seguridad de los ciudadanos británicos», agregó Downing Street.

Las aerolíneas británicas que resultarán afectadas por esas medidas son British Airways (BA), EasyJet, Jet2.com, Monarch, Thomas Cook y Thomson, mientras que las extranjeras son Turkish Airlines, Pegasus Airways, Atlas-Global Airlines, Middle East Airlines, Egyptair, Royal Jordanian, Tunis Air y Saudia.

El mismo portavoz del Ejecutivo indicó que «las decisiones destinadas a introducir cambios en el régimen de seguridad de la aviación nunca se toman a la ligera» y aseguró que el Gobierno «nunca dudará a la hora de adoptar medidas para mantener la seguridad de los viajeros».