Tomás Regalado, director de la Oficina de Transmisiones hacia Cuba (OCB)
Tomás Regalado, director de la Oficina de Transmisiones hacia Cuba (OCB) - Manuel Trillo

Radio y TV Martí: el altavoz de EE.UU. vuelve a llamar «dictadura» a Cuba

El medio gubernamental fundado en Miami en los 80 para burlar la censura castrista deja atrás el deshielo de Obama

MiamiActualizado:

Para Radio y Televisión Martí, se acabó el deshielo con Cuba. El acercamiento diplomático que impulsó Barack Obama en 2014 había atenuado la crítica al castrismo desde este medio de comunicación creado por el Gobierno estadounidense en los años 80 en Miami para combatir la desinformación del régimen en la isla. Este giro había enfurecido a opositores y exiliados convencidos de que esa política no ayudaría a recuperar la democracia. Pero la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca en 2017 ha devuelto Radio y TV Martí a una línea de mayor firmeza.

El pasado junio se nombró como director de la Oficina de Transmisiones para Cuba (OCB, por sus siglas en inglés), que gestiona el medio, al periodista cubanoamericano Tomás Regalado, de 71 años, alcalde de la ciudad de Miami hasta el pasado año y una de las voces más respetadas del exilio.

Regalado, en la redacción
Regalado, en la redacción- M. T.

Tras exhaustivos controles de seguridad, Regalado recibe a ABC en su despacho del edificio Jorge Mas Canosa, uno de los nombres históricos del anticastrismo. En la antesala, banderas de Estados Unidos y Cuba y los retratos de Trump y el vicepresidente Mike Pence decoran la austera estancia. Nada más tomar posesión del cargo, explica, reunió a los presentadores y responsables de la redacción y les dejó claro el cambio de etapa: «A partir de ahora mismo, están autorizados para llamar “dictadura” al régimen de Cuba», les anunció. Según Regalado, le respondieron: «Muchas gracias, porque hasta ahora no nos dejaban».

Colaboradores bajo amenaza

El director de Radio y Televisión Martí asegura que en la etapa de Obama «se comprometió la profesionalidad periodística y se trató de bajar el tono para que fuera un poco como la CNN». Más aún, señala que el anterior presidente habría cerrado el medio, pero «no pudo», porque su existencia «es un mandato del Congreso».

Tras recorrer interminables pasillos, se llega a la redacción, el corazón de Radio y TV Martín. El equipo fijo de Miami se apoya en la isla en una red de entre 30 y 40 periodistas independientes y colaboradores de organizaciones como Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), las Damas de Blanco o el Frente de Acción Cívica Orlando Zapata Tamayo, una labor con la que se arriesgan a ser detenidos.

«Nos mandan vídeos con testimonios y nosotros los editamos y locutamos», explica el productor ejecutivo de Martí Noticias, Ernesto Alonso, en la pequeña sala donde se monta el material, mientras la editora Caridad Rubido procesa un vídeo del activista y expreso político José Daniel Ferrer.

Tomás Regalado se marca como objetivo que Radio y TV Martí sea el «medio de información principal para el pueblo de Cuba». Ya tiene dos millones de radioyentes y aspira alcanzar entre cuatro y cinco millones, asegura, gracias a un «contenido interesante, atrevido e informativo», en el que Nicaragua y Venezuela también ocupan lugar destacado.

Él niega que se trate de «propaganda», como denuncian sus detractores, y defiende que se guía por un protocolo editorial «sumamente estricto» y se somete a auditorías que velan por la calidad profesional.

La denuncia de violaciones de derechos humanos son una prioridad. Por eso Tomás Regalado activó en agosto, en colaboración con la ONG Freedom House, un teléfono especial para que los cubanos alerten de los abusos del régimen (+1 305 437 7301). Los hechos denunciados se investigan y, cuando se cuenta con todos los datos, se remite el expediente a la citada organización de defensa de la democracia y, en aquellos casos en que es posible, se hacen públicos. Según la responsable de esta «línea caliente», Norma Miranda, sirve de refugio a las víctimas e impide que los abusos pasen inadvertidos. «Tienen el terror en las entrañas», asegura. En el primer mes desde su puesta en marcha, se registraron más de un centenar de llamadas.

Jorge Jáuregui, jefe de Noticias
Jorge Jáuregui, jefe de Noticias- M. T.

«Investigamos mucho», asegura por su parte el director de Noticias, Jorge Jáuregui. «Establecemos un perímetro –explica– y creamos anillos buscando la verdad», sorteando las barreras que pone el régimen, que acosa a activistas, testigos y familiares. «Amenazan, presionan al hijo en el colegio o a la mujer en el trabajo;asfixian al individuo y hacen que tenga que subsistir en el mercado negro», señala.

Aunque la vía tradicional de penetración en los hogares cubanos es la radio, también Televisión Martí llega hasta ellos de forma «clandestina» a través de antenas parabólicas, señala Regalado. Además, cada vez más isleños consultan por internet las informaciones y vídeos de Martí Noticias. A pesar de que la censura del régimen tiene bloqueado el acceso a la web, acceden a través de las redes sociales, lo que ha llevado a desplegar una estrategia enfocada a esos usuarios.

«Se busca atraer al público más joven que usa Facebook, Instagram, etc.», explica la responsable de redes sociales, Vanessa Cardona. Entre las iniciativas para atraerlos, se ha puesto en marcha «la foto del día», con la que «cuentan la Cuba en la que viven y la historia que hay detrás» de esa imagen, explica. A cambio de su participación, Martí Noticias les regala una recarga para su teléfono.