«Me gustaría que la ONU se vaya poco a poco de Haití»
Mirlande Manigat - REUTERS
ENTREVISTA A Mirlande Manigat

«Me gustaría que la ONU se vaya poco a poco de Haití»

La aspirante a la presidencia de Haití critica el machismo de los que, por ser mujer, no la creen capaz de presidir su país. Sus prioridades son el los desplazados por el terremoto y la educación

PUERTO PRÍNCIPE Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Más de mes y medio después no hay resultados oficiales de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Haití, que ganó la candidata Mirlande Manigat, de 70 años. Al tiempo que el actual presidente, René Préval, trata de perpetuarse colocando a su yerno, Jude Celestin, que quedó detrás de Manigat.

—¿Por qué quiere ser presidenta?

—Haití es mi país pero no me gusta ni en lo económico ni en lo social. Hay tantas desigualdades sociales... Tengo la fuerte convicción de que voy a hacer algo por mi país. He recibido mucho y tengo que retribuírselo y lo mejor es colaborar para el cambio.

—¿Préval quiere perpetuarse en el poder?

—Piensa que nada serio se puede hacer en el país sin él. Perpetuarse en el poder, no sé. Eso significaría que quiere en el poder a Jude Celestin, su candidato, para, a través de él, seguir gobernando el país. Otra posibilidad es que si su partido obtiene mayoría absoluta en las dos cámaras, tendría derecho a elegir el Primer Ministro. En ese caso, tendría la tentación de hacer lo que Putin en Rusia.

—¿Cuáles son sus prioridades?

—Resolver el problema del cólera y el de la gente que vive en los campamentos (tras el terremoto). Necesitaremos tiempo, organización y mucho dinero. Siendo yo educadora, la educación es para mí algo muy importante. La situación es desalentadora con el 45 por ciento de la población analfabeta. Esto es más más importante que hacer carreteras, puentes, aeropuertos.

—¿Que la diferenciaría a usted de los demás presidentes?

—Primero, que soy una mujer. Es un elemento favorable e impacta mucho a pesar del carácter global machista de la sociedad haitiana. Y a mi edad la gente ve en mí una mamá. Me preguntan mucho si piensan que seré capaz de enfrentarme a los problemas, y yo digo siempre que es una opinión machista creer que una mujer que se comporta y viste como mujer no puede tener las riendas del poder.

—¿Haití debería ser tutelado?

—Terminantemente no a la tutela. Nunca aceptaría eso, jamás. En cuanto a la misión de la ONU, está aquí para garantizar la estabilidad, y eso no ha sido así. No voy a enfrentarme a la ONU, no voy a pedir la retirada de su misión, porque su presencia tiene un efecto disuasorio, pero digo que es una anomalía y me gustaría que progresivamente se marcharan los soldados de la ONU y llegue el día en el que yo como presidenta pueda despedir al último soldado como algo natural.