Ángel Carromero abandona el tribunal de Bayamo el pasado día 5, tras el juicio - afp

Las opciones que le quedan a Carromero

La expulsión o el cumplimiento de la pena en España, las más favorables

madrid Actualizado:

Tras conocerse la sentencia de un tribunal cubano que condena a cuatro años de privación de libertad a Ángel Carromero por la muerte de los disidentes Oswaldo Paya y Harold Cepero en un supuesto accidente de tráfico, se abren ante el dirigente del PP de Madrid diversos escenarios. Para los dos últimos, la negociación política entre los Gobiernos de Madrid y La Habana resultará fundamental. Estas son las opciones:

- Presentación de un recurso de casación por la defensa o la Fiscalía ante el Tribunal Popular. Hay de plazo diez días hábiles. Si no se presenta, la sentencia será firme. Si se presenta, no hay un plazo determinado para que el Tribunal se pronuncie, con lo que el proceso podría alargarse bastante.

- Cumplimiento de la condena en Cuba. Al ser de menos de cinco años, el tribunal podría haber establecido que la pena se sustituyera por un trabajo correccional en Cuba. Sin embargo, esa posibilidad de sustitución -muy difícil de cumplir en el caso de extranjeros- no ha sido incluida en la sentencia. Tendría que cumplir la condena en prisión.

- Indulto. Muy poco probable. Sólo se ha utilizado en casos excepcionales.

- Expulsión de Cuba. Es la opción considerada más favorable. La sentencia no se opone a ella. Corresponde al ministro de Justicia proponer al Consejo de Ministros la expulsión de un extranjero antes de que se extinga la sanción. Si el Gobierno la aprueba se ejecuta y la pena queda extinguida.

- Cumplimiento de la condena en España. Carromero puede pedir la aplicación del convenio bilateral sobre traslado de personas condenadas al país de origen para el cumplimiento de la pena. Se firmó en 1998 y está vigente desde 2000. Es imprescindible que la sentencia sea firme, con lo que si se presentara un recurso de casación, no se podría aplicar hasta que fuera resuelto. Además, la condena debe ser de más de seis meses y que no se haya impuesto por un delito político o militar. Estas dos últimas condiciones se cumplen en el caso de Carromero y, si no se presenta el recurso de casación en el plazo de diez días, la sentencia será firme. Si se acuerda la aplicación del convenio, Carromero sería trasladado a España, donde tendría que cumplir la condena, pero, al ser menor de cinco años, según la legislación española, se le podría conceder directamente el tercer grado, sin necesidad de cumplir antes una parte de su condena en prisión. Normalmente, el tercer grado supone que el preso tiene que pernoctar en la cárcel, pero existe una modalidad, por la que el recluso es vigilado mediante control telemático y ni siquiera tiene que dormir en prisión, según prevé el reglamento penitenciario.