«Era lo esperado: después de un juicio injusto, una sentencia injusta»
La viuda de Oswaldo Payá, Ofelia Acevedo, y sus tres hijos, en el lugar en el que murió el disidente cerca de Bayamo - efe

«Era lo esperado: después de un juicio injusto, una sentencia injusta»

Declaraciones de la hija del fallecido disidente Oswaldo Payá, Rosa María, al conocer la condena a cuatro años de cárcel contra Ángel Carromero

madrid Actualizado:

Para la hija de Oswaldo Payá Sardiñas, el destacado disidente cubano muerto en un cuestionado accidente de tráfico, no ha habido sorpresas con la condena a cuatro años de cárcel contra el político español Ángel Carromero, el conductor del vehículo. «Era lo esperado: después de un juicio injusto, una sentencia injusta», aseguró Rosa María Payá Acevedo en una conversación telefónica desde La Habana.

Ni Rosa María ni sus otros dos hermanos, Oswaldo y Reinaldo, pudieron asistir a la vista «oral y pública» celebrada el pasado 5 de octubre en Bayamo. La Seguridad del Estado les obligó a permanecer a cien metros del tribunal, sin tener ningún contacto con la Prensa.

Al mismo tiempo, su madre y viuda de Oswaldo Payá, Ofelia Acevedo, insistió en que Carromero «no es culpable: nosotros nunca le hemos culpado de la muerte de mi esposo, hay otros factores que entraron en juego, queremos saber la verdad y demandamos que una comisión internacional independiente haga una investigación alternativa a la del Gobierno cubano».

La familia Payá está convencida de que el vehículo que conducía el vicesecretario de Nuevas Generaciones del PP de Madrid, el pasado 22 de julio por la carretera que une Las Tunas con Bayamo (oriente de la isla), fue objeto de una persecución. Los familiares, que recuerdan las amenazas de muerte que recibió el premio Sajarov 2002 del Parlamento Europeo, no han presentado cargos contra el político español.

La viuda del promotor del Proyecto Varela para una transición pacífica en Cuba rechazó una vez más la versión oficial sobre este caso y aseguró que en el juicio no salieron a relucir «muchas cosas respecto a las víctimas mortales, las víctimas no cuentan en el Código Penal cubano».

Sin autopsia

Lamentó asimismo que, casi tres meses después de su muerte, las autoridades cubanas no le hayan facilitado la autopsia del cadáver de su esposo ni la del opositor Harold Cepero, que también falleció en el mismo accidente de tráfico. Ofelia insistió, por último, en que «desde el principio deseamos que Ángel estuviera ya con su familia».