Horst Köhler presidió alemania entre 2004 y 2010, así como dirigido el FMI durante los años noventa
Horst Köhler presidió alemania entre 2004 y 2010, así como dirigido el FMI durante los años noventa - EFE

La ONU nombra al expresidente alemán Horst Köhler como nuevo enviado especial al Sahara Occidental

Köhler sustituye al diplomático estadounidense Christopher Ross, quien presentó su dimisión el pasado marzo tras varios años enemistado con Marruecos y sin haber desbloqueado las conversaciones entre Marruecos y Frente Polisario

Nueva YorkActualizado:

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha nombrado este martes al expresidente alemán Horst Köhler como su nuevo enviado para el Sáhara Occidental, con lo que se confirma oficialmente su elección tras varios meses de espera.

Köhler sustituye al estadounidense Christopher Ross, quien presentó su dimisión el pasado marzo y que formalmente dejó el cargo el 30 de abril tras ocho años en este delicado puesto.

El nombramiento oficial de Köhler se retrasó primero a la espera del visto bueno de Marruecos y luego por causas desconocidas, después de que Rabat asegurase a finales de mayo que había dado luz verde a la elección, algo que ya había hecho antes el Frente Polisario.

Köhler fue presidente de Alemania entre 2004 y 2010 y cuenta también con una amplia experiencia internacional, tras haber sido director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) o presidente del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo. En la ONU tendrá la difícil tarea de hacer avanzar las negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario, que llevan años bloqueadas.

Guterres ha propuesto este año relanzar el proceso bajo una «nueva dinámica» y un «nuevo espíritu», pero por ahora no han trascendido avances.

Negociaciones paralizadas

Ross, nombrado en 2009 por el anterior secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, no logró sentar a la mesa a Marruecos y al Polisario y fue testigo de un fuerte aumento de la tensión en la zona el año pasado, especialmente en el área de Guerguerat, junto a la frontera con Mauritania.

El diplomático estadounidense llevaba cinco años enemistado con Rabat, que primero le retiró su confianza en 2012 y posteriormente le prohibió viajar a los territorios saharauis que Marruecos administra. Guterres, en un comunicado, ha expresado su agradecimiento a Ross por sus «incansables esfuerzos y su dedicación para facilitar negociaciones entre las partes».

Para la ONU, el objetivo de ese diálogo debe ser «lograr una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable, que ofrezca la autodeterminación al pueblo del Sáhara Occidental», como recalcó el secretario general. Naciones Unidas estableció en 1991 una misión en el Sahara Occidental (Minurso) con el fin de facilitar un referéndum sobre el estatus de la excolonia española.

Sin embargo, las discusiones llevan años bloqueadas, pues Marruecos presentó una propuesta de autonomía para la zona y considera que esa debe ser la base del proceso, mientras que el Frente Polisario insiste en la necesidad de convocar cuanto antes el referéndum.