Un grupo de refugiados yazidíes en Irak
Un grupo de refugiados yazidíes en Irak - REUTERS

Naciones Unidas confirma que Daesh cometió genocidio contra los yazidíes

El grupo de expertos en derechos humanos también ha afirmado que los terroristas cometieron «múltiples» crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra

GINEBRAActualizado:

El grupo terrorista Daesh ha cometido un crimen de genocidio contra la comunidad yazidí, según ha denunciado este jueves la Comisión de investigación de las Naciones Unidas sobre las atrocidades perpetradas en Siria.

El grupo de expertos en derechos humanos también ha confirmado que los terroristas de Daesh cometieron «múltiples» crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra contra los yazidíes, « muchos de ellos aún cautivos en Siria donde son sometidos a los más inimaginables horrores», según la Comisión.

Asimismo, denuncia que más de 3.200 mujeres y niños yazidíes todavía están en manos de Daesh, que utiliza a las mujeres como esclavas sexuales y adoctrina a los menores como militantes del grupo yihadista para utilizarlos en combate. La Comisión constata en su informe que «miles» de niños y hombres de la comunidad han desaparecido. Los yazidíes son una comunidad étnico-religiosa kurda asentada en el norte de Irak y de Siria desde hace milenios.

El informe se centra exclusivamente en las atrocidades cometidas en Siria por Daesh y está basado en 45 entrevistas con supervivientes, líderes religiosos, contrabandistas, activistas, abogados, personal médico y periodistas. El pasado enero un informe publicado por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y por la Misión de la ONU en ese país (UNAMI) alertó de que las violaciones cometidas por el grupo terrorista en Irak constituían un «posible genocidio».

Según el texto de la Comisión sobre los crímenes cometidos en Siria, «Daesh ha querido destruir a los yazidíes a través de asesinatos, esclavitud sexual, esclavitud, tortura y trato inhumano y degradante, la imposición de medidas para evitar el nacimiento de niños de la comunidad, conversión forzada de adultos y traumas mentales», entre otras vejaciones.

La Comisión documenta cómo los niños yazidíes han sido separados de sus familias para ser criados lejos de su comunidad, sus valores y su religión, con el objetivo de arrebatarles su identidad. «Las declaraciones públicas y la conducta de los combatientes de Daesh demuestran claramente que quería destruir a los yazidíes de Sinjar, donde se encuentra la mayoría de la población yazidí del mundo».

Ante estas evidencias, la Comisión solicita una vez más al Consejo de Seguridad de la ONU «que refiera el caso a la Corte Penal Internacional, o que establezca un tribunal ad hoc con la jurisdicción geográfica y temporal pertinente». «El genocidio de los yazidíes continúa», concluye el texto.