Inmigrantes de origen africano protestan frente a miembros de la Guardia Nacional, el pasado martes, en la ciudad de Tapachula (Chiapas), en la frontera sur de México con Guatemala
Inmigrantes de origen africano protestan frente a miembros de la Guardia Nacional, el pasado martes, en la ciudad de Tapachula (Chiapas), en la frontera sur de México con Guatemala - EFE

México reduce un 56% el flujo migratorio hacia EE.UU.

López Obrador ha desplegado un total de 25.000 efectivos de la Guardia Nacional por todo el territorio

Corresponsal en Ciudad de México Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El plan del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para reducir el flujo migratorio hacia Estados Unidos surge efecto. Entre mayo y agosto, el país mesoamericano ha logrado reducir en un 56% el tránsito de centroamericanos indocumentados tras haber desplegado un total de 25.000 efectivos de la Guardia Nacional por todo el territorio, un operativo de seguridad que fue implementado a cambio de que EE.UU. no impusiera aranceles sobre todos productos mexicanos vendidos en la primera potencia.

«La Guardia Nacional ha participado de manera muy destacada con la presencia en el norte del país de 14.951 elementos y en la región sur 10.500», dijo en rueda de prensa el viernes el secretario (ministro) de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard. De acuerdo con un documento facilitado por la Secretaría de Relaciones Exteriores, las autoridades estadounidenses detuvieron a 144.266 inmigrantes en su frontera sur en mayo, mientras que en agosto se produjeron 63.989 arrestos.

El despliegue de parte de efectivos la Guardia Nacional —un cuerpo compuesto por militares y policías— para detener migrantes indocumentados resulta una anomalía cuando 2019 va camino de convertirse en el año más violento en la historia reciente de México, con 20.135 homicidios registrados de enero a julio. Precisamente, la creación de la Guardia Nacional era una de las propuestas estrella de López Obrador para combatir la elevada inseguridad que sufre el país.

Pero el presidente estadounidense Donald Trump exigió a México a mitad de año que mejorara inmediatamente sus controles migratorios o, de lo contrario, aprobaría aranceles sobre los productos que los mexicanos exportan a Estados Unidos. Así, el 7 de julio, los dos vecinos cerraron un acuerdo en el que México se comprometía a reducir el flujo de centroamericanos que atraviesan el país mesoamericano camino al norte, por lo que puso a la Guardia Nacional a detener migrantes.

Antes de que el próximo martes se reúna en Washington con autoridades estadounidenses, Ebrard dio en rueda de prensa un balance de los 90 días desde que se implementó la estrategia para reducir el tránsito de migrantes. De acuerdo con el canciller, la reducción del flujo migratorio se hizo respetando escrupulosamente los derechos humanos de las personas. «Solamente tenemos noticia de siete quejas ante la Comisión de Derechos Humanos, ha sido un despliegue exitoso», señaló.

Plan Marshall para Centroamérica

Además, indicó que la Policía Federal ha interceptado 35 camiones en los que había unas 2.186 personas escondidas para tratar de cruzar el país de manera indocumentada. Por su parte, la Fiscalía de México ha abierto un total de 778 carpetas de investigación e imputado a 357 individuos por el delito de tráfico de personas desde que comenzó a implementarse esta estrategia migratoria.

Mientras tanto, Ebrard anunció que un total de 35 países y organismos están apoyando el Plan de Desarrollo Integral para el sur de México, además de Guatemala, Honduras y El Salvador. Se trata de una iniciativa —apodada como el Plan Marshall’ para Centroamérica— con la que López Obrador pretende logar desarrollar esta empobrecida región que, además, cuenta con algunos de los niveles de violencia más elevados del planeta, uno de los principales motivos por los que sus ciudadanos se aventuran a intentar adentrarse de manera indocumentada en EE.UU.

«Lo que queremos es que el centroamericano, el mexicano, pueda trabajar y ser feliz donde nació, donde están sus familiares, sus costumbres, sus culturas», dijo en rueda de prensa López Obrador para explicar el motivo por el que ha lanzado esta iniciativa que cuenta con el apoyo de países como España, o Estados Unidos. Por el momento, México ha invertido este año 60 millones en El Salvador y Honduras para crear empleos y desarrollar el sector agrícola en Centroamérica.