Inmigrantes de Honduras descansan en la Ciudad Hidalgo, tras cruzar la frontera de Guatemala con México
Inmigrantes de Honduras descansan en la Ciudad Hidalgo, tras cruzar la frontera de Guatemala con México - AFP

México recibe a la primera caravana de 2019 dando permiso de residencia a los inmigrantes

Recibirán una tarjeta que les permitirá trabajar y estudiar en el país

Corresponsal en Ciudad de MéxicoActualizado:

La primera caravana de inmigrantes centroamericanos de 2019 ya está en México. El grupo, compuesto por aproximadamente 1.000 personas, llegó en la madrugada del viernes por a la ciudad fronteriza de Tecún Umán (Guatemala), donde descansaron y llevaron a cabo un trámite migratorio que les autoriza a cruzar México pero que, a su vez, les permitirá obtener durante los próximos cinco días una tarjeta que les capacita a trabajar y estudiar en el país azteca. Este beneficio se da únicamente a los inmigrantes que viajan dentro de la caravana debido a razones humanitarias, según el Instituto Nacional de Migración de México (INM).

«Si se introducen a nuestro territorio, hay que garantizarles protección y derechos humanos», advirtió el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), esta semana durante una de las ruedas de prensa que celebra todos los días a las 7 de la mañana hora local. Así, AMLO ha ejecutado una promesa que hizo en octubre del año pasado, cuando propuso ofrecer visas de trabajo a todos los inmigrantes de El Salvador, Honduras y Guatemala, una región conocida como el Triángulo Norte de Centroamérica. Se trata de una política migratoria inédita en la historia del país.

En apenas cuatro días, el enorme grupo ha logrado recorrer los 714 kilómetros que separan Tecún Umán de San Pedro Sula, ciudad hondureña de la que partieron 600 inmigrantes el pasado lunes 14 de enero por la noche. Hasta el momento han entrado 969 migrantes en México provenientes del Triángulo Norte, de acuerdo con un comunicado del INM. Sin embargo, el el Instituto Guatemalteco de Migración cifró el tamaño del grupo suma un total de 1.800 personas, entre las que 1.700 son de Honduras y 107 del Salvador.

El creciente fenómeno de las caravanas supone un importante cambio en el flujo migratorio hacia Estados Unidos. Médicos Sin Fronteras estima que cada año unos 500.000 centroamericanos abandonan su hogar hacia la primera potencia, sin embargo, hasta ahora lo hacían en pequeños grupos para evitar ser detectados por las autoridades. La estrategia ha cambiado.

Ahora, prefieren conformar un enorme grupo que les permite protegerse de grupos criminales que habitualmente les asaltan por el camino, a la vez que gozan de una atención mediática que reduce los posibles abusos que puedan cometer las autoridades migratorias. Es más, México les ha ofrecido por primera vez a todos sus componentes un permiso de trabajo gracias al interés internacional en el grupo. Asimismo, sus integrantes viajan por carretera caminando o subidos en camiones, en vez de tener que subirse a lomos de «La Bestia», la peligrosa red de trenes sobre la que los inmigrantes han atravesado México durante décadas.