REUTERS

Maduro cierra la frontera marítima y aérea con las islas holandesas para impedir que entre ayuda humanitaria

El régimen venezolano responde así al anuncio que el canciller de Holanda hizo la semana pasada, animando a instalar un centro de acopio de alimentos y medicinas en Curazao

Corresponsal en CaracasActualizado:

El régimen de Nicolás Maduro decidió ordenar el cierre de la frontera marítima y área desde el estado Falcón, noreste de Venezuela, con las islas holandesas de Aruba, Curazao y Bonaire, para impedir el paso de la ayuda humanitaria, cuyo centro de acopio se encuentra en la segunda isla.

Esta es la respuesta que ha dado el régimen venezolano tras el anuncio que hizo la semana pasada el canciller de Holanda de instalar un centro de acopio de alimentos y medicinas como ayuda humanitaria para Venezuela en Curazao. En su comunicado reconoce a Juan Guaidó como el presidente encargado de Venezuela, con quien mantendrá «estrecha cooperación».

El ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, emitió la orden de poner en «alerta temprana» al país para la defensa de la nación. Y en ese sentido, el vicealmirante Vladimir Quintero, comandante de la Zona de Defensa Integral (ZODI) del estado Falcón, ordenó el cierre fronterizo de su zona.

En la península de Paraguaná, estado Falcón, trabajadores captaron un mensaje en el que se indica que «se deben suspender los zarpes y vuelos desde y hacia las vecinas islas de ABC (Aruba, Bonaire y Curazao)» y que los comandantes con responsabilidades en puertos y aeropuertos deben «proceder de inmediato».

En consecuencia, el gobernador de Falcón, Víctor Clark, advirtió que la isla de Curazao «debería haber evaluado las consideraciones e implicaciones de haberse convertido otra vez en una triste base militar de una agenda y una arremetida contra el pueblo de Venezuela».

El régimen de Maduro ha desplegado un conjunto de acciones militares, definidas como «despliegue de alertas permanentes», para impedir que entre la ayuda humanitaria por los tres puntos fronterizos como Cúcuta, (Colombia), Roraima, (Brasil), Curazao (norte Caribe) el próximo sábado 23.

El presidente interino, Juan Guaidó, anunció desde el parlamento que había enviado cartas a los diferentes comandantes regionales de las zonas fronterizas, exhortando su colaboración para permitir el ingreso de la ayuda humanitaria prevista para este sábado.

Este martes los ministros de Defensa, Padrino López y el de Relaciones Interiores, Néstor Reverol, con integrantes del alto mando militar y de órganos de seguridad de la región capital, se reunieron para estudiar las alertas tempranas con el fin de «garantizar la seguridad de todo el territorio nacional, a través del monitoreo constante, además de analizar los factores que puedan generar una espiral de violencia».

Reverol indicó que «se reforzará el patrullaje con el objetivo de velar por la paz del pueblo venezolano y paliar los intentos de generar terror en la población», dijo la agencia estatal AVN.

El ministro para la Defensa, Vladimir Padrino López, calificó este martes como «una irresponsabilidad inédita», las declaraciones del presidente de EEUU, Donald Trump, quien pidió en Miami a los militares venezolanos elegir entre la «amnistía» o «perderlo todo».

«Resulta insólito que violando flagrantemente las normas elementales del Derecho Internacional, se pretenda impartir órdenes a los militares venezolanos, promoviendo o alentando un enfrentamiento con sus connacionales bajo el pretexto de la «ayuda humanitaria», dice el comunicado emitido por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), al que se refirió Padrino López.

Pese a la creciente tensión por la «alerta y despliegue militar permanente» del régimen de Maduro, el presidente Guaidó aseguró que «no hay posibilidad de una guerra civil en Venezuela porque los soldados no quieren inmolarse por Maduro».

Para tranquilidad de los venezolanos, el asesor de Seguridad Nacional de los EE.UU., John Bolton, afirmó que «no habrá uso de fuerzas militares en entrega de ayuda humanitaria» pero advirtió a los militares: «Cualquier acción contra civiles venezolanos en la frontera no será olvidada».

Los jefes del Comando Sur de EE.UU. y del Ejército de Colombia se reúnen este miércoles para abordar la ayuda a Venezuela. El portavoz del Comando Sur, Armando Hernández, dijo que la reunión se estaba enfocando en completar la misión de ayuda.

Para el sábado el presidente chileno, Sebastián Piñera, viajará a Cúcuta para entregar ayuda humanitaria. Piñera llama al Gobierno de Venezuela a dejar pasar la ayuda desde Colombia. También el Presidente de Paraguay viajará a Cúcuta para supervisar entrega de ayuda humanitaria a Venezuela. Sin embargo, Maduro acusa a Piñera y al presidente de Colombia, Iván Duque, de alentar un asalto a la frontera de Venezuela.