Vista de fotografías del presidente de Venezuela Nicolás Maduro y del fiscal general Tarek Saab en las que se lee la palabra «Asesino»
Vista de fotografías del presidente de Venezuela Nicolás Maduro y del fiscal general Tarek Saab en las que se lee la palabra «Asesino» - EFE

Maduro califica de «suicidio» la muerte de un concejal detenido

La oposición denuncia el fallecimiento de Albán como un asesinato del régimen

Actualizado:

Fernando Albán Salazar, concejal de Caracas por el partido Primero Justicia, murió este lunes mientras estaba bajo custodia del Gobierno de Maduro. La Fiscalía venezolana abrió un expediente por el «suicidio» del dirigente político, pero la oposición rechaza la versión oficialista y tilda directamente su muerte de asesinato, que tuvo lugar el pasado lunes por la noche, en el edificio del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) en Plaza Venezuela.

Albán permanecía recluido en las instalaciones de la policía de Maduro desde el pasado viernes 5 de octubre cuando regresó de Nueva York tras haber participar en un foro de la ONU. A su llegada al aeropuerto de Maiquetía, varios funcionarios del Sebin lo detuvieron y fue acusado de «terrorismo y traición a la patria» - al igual que a sus compañeros de partido los diputado Juan Requesens y Julio Borges- por colaborar en el supuesto atentado con drones que sufrió Nicolás Maduro en el mes de agosto.

Incineración del cuerpo

Las versiones del Gobierno sobre los hechos se contradicen desde el primer momento en que anunciaron la muerte del concejal. El fiscal general de la República, Tarek William Saab, narró los hechos a través de una llamada telefónica al canal oficialista Venezolana de Televisión, en la que explicó que Albán «solicitó permiso para ir al baño y, una vez allí, abrió una ventana y se lanzó al vacío desde el piso 10». Minutos después, el ministro del Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, aseguró que Albán iba a ser trasladado al tribunal y «encontrándose en la sala de espera del Sebin, se lanzó por una ventana de las instalaciones cayendo al vacío, ocasionándole la muerte».

Joel García, abogado de la víctima, desmiente el testimonio de Saab y dice que es totalmente falso que pidió permiso para ir al baño porque ninguna persona se mueve sola dentro de esa fortaleza. «No sabemos las causas verdaderas de su muerte. Cuando el fiscal se aventura a hablar de suicidio, de antemano nos dice que el caso será conducido bajo esa tesis. Sabemos que el cadáver ya fue autopsiado y entregado, es decir, todo ha sido demasiado expedito y eso nos genera mucha extrañeza», dice García.

El edificio del Sebin donde está «La tumba», las siete celdas de tortura ubicadas en el quinto sótano, tiene al menos cuatro cámaras de seguridad que habrían grabado lo que el fiscal llama un «suicidio». Joel García informó que solicitará las grabaciones para visualizar los hechos reales ya que no se han hecho las investigaciones correspondientes.

El partido opositor Primero Justicia (PJ) acusó al Gobierno venezolano de querer ocultar las evidencias del asesinato del concejal de Caracas Fernando Albán, al querer incinerar el cuerpo sin autorización de la familia. «Su cuerpo debe ser preservado para esclarecer la verdad de los hechos. La dictadura hace esfuerzos para ocultar la verdad ¡No lo permitiremos!», manifestó PJ en un comunicado.

Henrique Capriles y Julio Borges calificaron lo sucedido como un homicidio. Borges, expresidente de la Asamblea Nacional, dijo desde el exilio en Colombia que los propios oficiales le contaron que el cuerpo de Fernando Albán «fue lanzando sin vida desde el edificio del Sebin» y responsabilizó al almirante Aldo Gregorio Lostracco Lucena, director de Inteligencia, de su asesinato. En una trasmisión por su cuenta de Twitter, Borges comentó que los funcionarios ejercían presión a Albán para que se incriminara en el magnicidio de Maduro.

Investigación

Desde el destierro la exfiscal general Luisa Ortega Díaz también se pronunció sobre la muerte de Albán: «Es una muestra más del talante criminal del régimen madurista. Este lamentable hecho se suma a la larga lista de violaciones a los DD.HH. cometidas por la tiranía».

El Parlamento de Venezuela informó ayer que promoverá una investigación independiente por la muerte del concejal Fernando Albán, quien, según la Fiscalía, se suicidó. «Promoveremos una investigación independiente del Gobierno nacional para establecer la verdad de este lamentable hecho», dijo en un comunicado Omar Barboza, presidente de la AN opositora.

El ministro de Exteriores de España, Josep Borrell, convocó ayer al embajador de Venezuela en Madrid, Mario Isea, para pedir una investigación independiente sobre las circunstancias de la muerte de Albán.