Edgar Zambrano
Edgar Zambrano - AFP

Liberado el vicepresidente del Parlamento venezolano retenido desde mayo

Edgar Zambrano tendrá una «una medida cautelar sustitutiva» que implica su presentación periódica ante la corte cada 30 días

Caracas Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, fue excarcelado por el régimen de Nicolás Maduro la noche de este martes, cuando llevaba más de cuatro meses privado de su libertad. El chavismo lo vinculó con el alzamiento militar del 30 de abril, y por órdenes de Maduro, el servicio de inteligencia lo detuvo en plena noche, en Caracas, al salir de una reunión.

«Los primeros 60 días no salíamos de la celda, una celda de tres y medio por tres. Y allí estuvimos. Prácticamente en cautiverio, como los animales, sin hablar, sin poder leer nada», dijo Zambrano, al salir del centro de reclusión ubicado en Fuerte Tiuna, el mayor cuartel militar de Venezuela, a donde fue trasladado tras varias semanas incomunicado en el Helicoide, sede del Sebin.

La orden de excarcelación, emitida por un tribunal y compartida por el fiscal general, Tarek William Saab, aclara que aún se le seguirá su caso por la presunta «comisión flagrante de delitos que atenta contra el Estado venezolano». Por lo que a Zambrano se le otorgó la medida cautelar sustitutiva que le prohíbe la salida del país y su presentación ante la corte cada 30 días.

La liberación del emblemático parlamentario ocurre luego de una reunión que sostuvo este lunes el régimen chavista con partidos de un sector minoritario de la oposición, en la que acordaron la liberación de los presos políticos, la incorporación del partido oficial PSUV a la Asamblea Nacional y la designación de un nuevo órgano electoral.

Pero un grueso de opositores que se aglutinan en torno a la figura de Juan Guaidó rechazó este mecanismo que lanzó Maduro, y reiteró que la única salida posible fue la que llevó el líder opositor a la mesa de negociación en Barbados, que incluye la separación de Maduro y Guaidó del poder, la elección de una nueva junta electoral y la instalación de un consejo de gobierno de transición.

Al respecto, Zambrano dijo que el «mecanismo que debe privar para resolver la política venezolana es la fuerza de la palabra, no hay otro mecanismo posible». En ese sentido, agregó que no se pueden «castigar las iniciativas políticas».

Dijo también que retomará sus funciones dentro del Parlamento, e informó que tendrá una reunión este miércoles con Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y reconocido por más de 50 países como presidente encargado de Venezuela,

Guaidó, por su parte, expresó en su cuenta de Twitter que la «liberación de Zambrano y los presos políticos es una victoria de la presión ciudadana, internacional e informe Bachelet, no una gentileza de la dictadura. Lo dijimos hoy: jamás debieron estar tras las rejas. Es un logro de quienes no nos rendimos»