Japón envía ocho cazas a las islas en disputa con China tras denunciar una «intrusión» aérea
Las islas en disputa, conocidas como Senkaku en Japón y como Diaoyu en China - reuters

Japón envía ocho cazas a las islas en disputa con China tras denunciar una «intrusión» aérea

Tokio traslada una protesta formal a Pekín por el incidente

efe
madrid Actualizado:

Senkaku en Japón y Diaoyu en China. Las islas por la que Tokio y Pekín se enfrentan ha recibido protección preventiva por parte de Japón. Los nipones han dicho «aquí estamos» a sus vecinos chinos con 8 cazas F-15 que han sobrevolado el archipiélago. El Gobierno de Japón envió hoy esta comitiva después de detectar la entrada de un avión chino en el espacio aéreo de las islas hace unas horas.

Un portavoz del Ministerio de Defensa japonés confirmó que el avión militar chino entró a las 11.06 hora local (las tres de la madrugada en España) en el espacio aéreo de esas islas, lo que llevó a Tokio a enviar a la zona los F-15 y un avión de alerta rápida E-2C.

El incidente se produjo pocas horas después de que cuatro patrulleras de vigilancia de China entraran a primera hora en aguas que Japón considera suyas en torno a las Senkaku/Diaoyu, algo que ya ha sucedido en una quincena de ocasiones anteriores en los tres últimos meses.

«Desde tiempos inmemoriales»

Un guardacostas japonés les instó por radio a abandonar la zona, a lo que el responsable de uno de los barcos chinos respondió que ese área ha sido territorio de China «desde tiempos inmemoriales», según autoridades locales citadas por la agencia local Kyodo.

El Ministerio nipón de Exteriores detalló que el Gobierno ya ha trasladado una protesta formal a China por la «intrusión» aérea y naval a través del embajador de Pekín en Tokio.

Los últimos sucesos coinciden con el 75 aniversario del inicio de la masacre de Nankín, en la que cientos de miles de personas fueron asesinadas por las tropas japonesas en esa ciudad china durante un mes y medio en 1937.

La disputa sobre el archipiélago Senkaku, conocido como Diaoyu por Pekín y Tiaoyutai por Taiwán, que también lo reclama, se recrudeció el pasado septiembre, cuando el Gobierno nipón adquirió el terreno de tres de las islas y desató una ola de protestas en China.