El vicepresidente de Guinea Ecuatorial e hijo del presidente del país, Teodorín Obiang, en una imagen de archivo
El vicepresidente de Guinea Ecuatorial e hijo del presidente del país, Teodorín Obiang, en una imagen de archivo - ABC

Incautan al hijo de Obiang 16 millones de dólares en dinero y joyas que pretendía introducir en Brasil

Teodorín justificaba que llevara esa cantidad en el equipaje en que debía costear un tratamiento médico y su alojamiento

MadridActualizado:

Las autoridades brasileñas se han incautado de más de 16 millones de dólares en dinero en metálico y joyas que el vicepresidente de Guinea Ecuatorial e hijo del presidente de ese país, Teodoro Nguema Obiang Mangue, «Teodorín», trataba de introducir en el país a través de aeropuerto de Viracapos, en Campinas, en el estado de Sao Paulo.

Teodorín, de 49 años, había aterrizado el pasado viernes a bordo de un avión oficial pero en viaje privado, acompañado por once personas, según informaron medios locales. En una inspección rutinaria en la aduana, se descubrió que llevaba en el equipaje 1,5 millones de dólares en efectivo en una maleta y objetos de lujo valorados en 15 millones en otra, de acuerdo con la Policía Federal. « O Estado de Sao Paulo» detalla que había gran cantidad de relojes de lujo engastados con piedras preciosas, incluido un modelo que cuesta 3,5 millones de dólares.

Al no ir en misión oficial, únicamente el vicepresidente guineano se benefició de la inmunidad diplomática, por lo que quedó en libertad y aguardó en un coche en el exterior del aeropuerto mientras al resto de miembros de la delegación se les registraba el equipaje y se les sometía a interrogatorio. Posteriormente, se desplazó en helicóptero hasta Sao Paulo.

La normativa brasileña prohíbe entrar en el país con una cantidad superior a 10.000 reales, lo que equivale a 2.400 dólares. Además, si el origen del dinero no está justificado, puede ser confiscado, apunta el citado medio brasileño, que indica que la cantidad de relojes y joyas levantó sospechas de que pudieran estar destinados a su comercialización, por lo que no podrían ingresar en el país como equipaje.

La incautación fue confirmada a «O Estado de Sao Paulo» por el primer secretário de la Embajada de Guinea Ecuatorial en Brasil, Lemenio Akuben, que justificó que Teodorín llevara tal cantidad de dinero para costear un tratamiento médico, así como su alojamiento en un hotel de lujo a la altura de su cargo. Según Akuben, «10.000 reales no dan para pagar ni un minuto de hotel». «Si no tuviéramos una relación de buenos clientes, estaríamos en la calle», añadió. Además, apuntó, esta suma de dinero también iba a costear un viaje de trabajo a Cingapura, programado para esta semana. De acuerdo con el diplomático, el dinero no puede ser retenido por tratarse de una partida oficial del Gobierno ecuatoguineano.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Brasil aseguró a la agencia Afp estar «en permanente contacto con la Policía Federal y el servicio de Aduanas para seguir el asunto y decidir las medidas que deben tomar».

El hijo del presidente de Guinea Ecuatorial, conocido por su suntuoso tren de vida, fue condenado el pasado año en Francia a tres años de cárcel, aunque con exención de ingresar en prisión, y una multa de 30 millones de euros por lavado de dinero, malversación, desvío de fondos públicos, abuso de confianza y corrupción. Se le confiscaron entonces los bienes adquiridos en el país de forma ilícita, valorados en 100 millones.

Teodorín es hijo de Teodoro Obiang Nguema, que desde hace casi cuatro décadas rige de forma autoritaria los destinos de este pequeño país africano, independizado de España en 1968.

La oposición denuncia el «saqueo» del país

Los partidos opositores Convergencia para la Democracia Social (CPDS) y Unión de Centro Derecha (UCD) han asegurado este martes, en un comunicado conjunto, que lo sucedido en Brasil «da la razón» a sus denuncias sobre «la corrupción y el saqueo que está sufriendo el país a manos de sus gobenantes» y prueba que el Gobierno «está dispuesto a conducir al país al abismo y al caos».

Ambas formaciones piden la «disolución inmediata» del Gobierno del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial y la formación de otro de «salvación nacional», que sea «capaz de enderezar la situación del país, hacer una verdadera transición política y organizar eleciones plurales, libres, democráticas y transparentes», al tiempo que piden al fiscal anticorrupción «abrir, con carácter urgente, una investigación para esclarecer los hechos ocurridos en Brasil y emprender las acciones judiciales que en Derecho fuesen necesarias».

El pasado mes de julio, Teodoro Obiang decretó una amnistía general para todos los presos políticos, condenados y preventivos, como gesto ante un diálogo nacional con partidos opositores, pero que finalmente se saldó sin que el Gobierno aceptara las medidas democratizadoras que se le plantearon.