Guaidó reconoce que la oposición sobreestimó el apoyo de los militares

En una entrevista concedida al diario 'The Washington Post, el presidente interino de Venezuela se muestra abierto a la intervención de EE.UU.: «Si es necesaria, tal vez la aprobemos»

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, reconoce errores cometidos en la movilización nacional que abanderó el pasado martes para expulsar del poder a Nicolás Maduro y se abre con claridad a una posible intervención militar de EE.UU. en el país sudamericano.

Guaidó lo ha hecho en una entrevista en «The Washington Post» cuando está cerca de cumplirse una semana desde el inicio de la llamada «Operación Libertad», que ha redoblado la presión contra el régimen chavista, pero no ha conseguido sacar de la presidencia a Maduro. El presidente interino reconoce que la marea de defecciones en el ejército y las fuerzas de seguridad venezolanos no se produjo y eso impidió el éxito de la movilización.

«Quizá necesitamos más soldados, y quizá necesitamos más oficiales del régimen que quieran respaldar la constitución», dice sobre el número insuficiente de militares que se han posicionado contra Maduro, después de casi una semana de protestas, donde han muerto cinco personas.

Durante los últimos días, ABC ha detallado cómo EE.UU. negoció con varios de los principales líderes militares venezolanos –entre otros, el ex comandante en jefe de las fuerzas armadas y actual ministro de Defensa, Vladimir Padrino López– la salida de Maduro y la convocatoria de elecciones libres. En el momento de la verdad, Padrino López y otros altos cargos se echaron para atrás y permanecieron leales a Maduro.

En cuanto a la posibilidad de una intervención militar, Guaidó no ve con buenos ojos una acción unilateral de Washington, pero habló con más claridad que nunca sobre aprobar esa opción si así lo decide la Asamblea Nacional. «Lo evaluaremos y probablemente lo discutiríamos en la Asamblea para acabar esta crisis», responde sobre la hipótesis de que EE.UU. ofreciera esa opción. «Si es necesario, tal vez lo aprobaríamos».

Sus palabras también suenan a una advertencia a Maduro y a sus seguidores, una muestra de músculo sobre el respaldo que tienen en Washington. El viernes, el consejero de seguridad nacional, John Bolton, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, se reunieron en la Casa Blanca con el secretario de Defensa interino, Patrick Shanahan, para discutir opciones sobre Venezuela, lo que Guaidó califica de «gran noticia». «Es bueno saber que aliados importantes como EE.UU. están evaluando la opción», dijo sobre la posible intervención militar. «Nos da la posibilidad de que, si necesitamos cooperación, sabemos que podemos tenerla». El presidente interino también insiste en que «sentarse con Maduro no es una opción» y que cualquier posibilidad de diálogo tiene que darse con «el fin de la usurpación».