Cubanos consultan sus teléfonos móviles en un punto con internet en La Habana
Cubanos consultan sus teléfonos móviles en un punto con internet en La Habana - Manuel Trillo

Grupos de Whatsapp en Cuba para hallar comida y no hacer cola

Los habitantes de la isla tratan de sortear la grave escasez de alimentos en un nuevo «periodo especial» que el régimen no quiere reconocer

Corresponsal en La HabanaActualizado:

Aunque el régimen cubano insiste en negar que la isla atraviesa otro «período especial», similar a ese otro acontecido durante la década de los 90, la narrativa ciudadana, a través del acceso a internet en los teléfonos móviles, describe lo contrario.

Ante el desabastecimiento de alimentos y el déficit en la producción nacional de productos básicos, provocada por la actual crisis económica y financiera, los habaneros han convertido WhatsApp en el rastreador más popular de comida, cada día más escasa a lo largo del país.

En los grupos de chat de WhatsApp «Dónde Hay Comida» I, II, III y IV, centenares de usuarios intercambian información precisa y detallada sobre dónde y a qué precios se pueden encontrar los escasos productos alimenticios con que el régimen abastece su red de establecimientos de Comercio Interior.

Para los más de 1.500 usuarios conectados entre sí en los cuatro grupos de «Dónde Hay Comida», compartir su número de contacto con centenares de desconocidos no les supone ningún problema. La privacidad, coincidieron más de una treintena de encuestados en estos grupos de WhatsApp, no es una prioridad cuando se trata de encontrar comida para llevar a la mesa.

«La privacidad deja de ser una opción en medio del período especial, encontrar comida es lo prioritario. Estos grupos nos ahorran tiempo y dinero, no tienes que estar “chancleteando” La Habana a ciegas sin saber si vas a encontrar la comida que buscas o que se ajuste a tu presupuesto económico», comentó el usuario Jorge Félix.

Colas y precios elevados

Se narran en estos grupos, como valor añadido, las enormes colas, los altos precios de los alimentos y la racionalidad a la que el régimen obliga actualmente al pueblo cubano, justificando que «estas medidas solo tienen como finalidad evitar el acaparamiento».

«Dónde Hay Comida» es también testimonio de que Cuba sí se encuentra de hecho ante otro período especial. Encontrar productos como queso, mantequilla, leche en polvo, yogur, aceite, picadillo de pavo o hígado de cerdo suele ser una proeza para los habaneros, que están obligados a desplazarse largas distancias y a emplear la mitad del día, sin la garantía de encontrar lo que buscan para completar o reforzar la dieta familiar.

«Con estos grupos de WhatsApp encuentras mucho más rápido lo poco y restringido que el Estado oferta en cuanto a comida. Ningún servicio del Estado es más efectivo que estos chats, que realmente nos alivian la vida en medio de la situación actual que va de mal en peor», agregó la usuaria Daniela.

«Dónde Hay Comida» es, además de esa inventiva de los cubanos para sortear la asfixia, el desabastecimiento y las carencias, el relato desde la inmediatez y los nuevos lenguajes de un nuevo «periodo especial» que ya el régimen en la isla no puede ocultar.

Se vuelto habitual guardar largas colas para conseguir pollo, lo que ha llevado incluso a peleas que se han grabado en vídeo y subido a las redes sociales.

El aviso de Raúl Castro

Raúl Castro, que sigue siendo el hombre fuerte del régimen pese a haber dejado la presidencia en manos de Miguel Díaz-Canel, advirtió el pasado mes ante la Asamblea de que hay que «prepararse para la peor variante» de la economía.

Para afrontar la situación, abogó por «luchar y alcanzar la victoria, no existe otra alternativa» y pidió a los cubanos redoblar sus esfuerzos para aumentar la producción de alimentos, ahorrar energía y evitar los robos de combustible. Castro llamó a «resistir y vencer los nuevos obstáculos que nos pone el recrudecimiento del cerco económico y financiero.