Conservadores y socialistas pactan para mantener a Grecia en el euro
Samarás, ayer, en el momento de jurar su cargo como primer ministro - efe

Conservadores y socialistas pactan para mantener a Grecia en el euro

Nueva Democracia, Pasok e Izquierda Democrática alcanzan un acuerdo que les instala en una cómoda mayoría a pesar de la incertidumbre del país

corresponsal en atenas Actualizado:

Sonriente tras jurar como primer ministro ante el Arzobispo de Atenas y Primado de la Iglesia Ortodoxa Griega, Su Beatitud Ierónimos, Andonis Samarás parece, sin embargo, agotado. La crisis griega está siendo muy larga y el Gobierno de coalición bajo Lukás Papadimos y las dos campañas electorales no le han dado un momento de respiro. Crear un gobierno con otros dos partidos que tradicionalmente han sido eternos rivales (el PASOK) o enemigos (la Izquierda Democrática, tradicionalmente opuesta al centro derecha de Nueva Democracia) es un ejercicio de malabarismo político ya que lo único que de verdad les une es el deseo de mantener el país en la eurozona y sacarlo de la crisis lo antes posible.

«Pido patriotismo y confianza para sacar al país de la crisis», dijo nada más jurar su cargo ayer tarde. Grecia cuenta con un gobierno encabezado por el líder conservador y vencedor de los comicios del domingo pasado, Andonis Samarás.

Las negociaciones con los dos socios se prolongaron durante tres días, pero finalmente ND logró el apoyo tanto del Pasok (necesario para sumar los escaños suficientes en el Parlamento) como de Dimar (Izquierda Democrática), esencial para dar una mayor legitimidad al gabinete de coalición. De este modo, el nuevo Ejecutivo contará con 179 de los 300 escaños del Parlamento (129 de ND, 33 de Pasok y 17 de Dimar), aunque las dos formaciones menores no se involucrarán totalmente en el nuevo gobierno.

Samarás ya ha conseguido ser primer ministro, algo que ambicionaba desde hace años. Pero lo hace en el momento en el que Grecia está hundida en la peor crisis económica de su historia. Lo primero que tendrá que hacer es hablar con Bruselas y con Washington con el fin de conseguir liquidez para las arcas del Estado (faltan mil millones del plazo de mayo) para poder afrontar el pago de sueldos y pensiones de los próximos meses. Y para que el Estado pueda pagar a sus proveedores. Pero lo fundamental es conseguir que la troika acepte prorrogar dos años mas (hasta finales del 2016 en vez del 2014) el programa de reformas y recortes. Si la situación no mejora,si los recortes se acumulan, la izquierda conseguirá paralizar con huelgas y manifestaciones el país.

Hoy se darán a conocer los nombres de los nuevos ministros. Será el ministro de Finanzas en funciones quién participará en la reunión del Eurogrupo.