Alberto Fujimori, entre sus hijas Keiko Sofía (i) y Sachi Marcela, tras votar en las elecciones del año 2000 en Lima
Alberto Fujimori, entre sus hijas Keiko Sofía (i) y Sachi Marcela, tras votar en las elecciones del año 2000 en Lima - ABC
ELECCIONES EN PERÚ

Los Fujimori, una familia de culebrón

La dinastía Fujimori se pone en fila para alcanzar el poder como si fuera el reparto de una herencia

CARMEN DE CARLOS
ENVIADA ESPECIAL A LIMAActualizado:

La saga continúa. Parecería el título de un culebrón y, quizás, con el tiempo, lo sea. La dinastía Fujimori se pone en fila para alcanzar el poder como si fuera el reparto de una herencia. Keiko Sofía es la que lo intenta por segunda vez, pero su hermano espera paciente su turno y tal vez, sólo tal vez, haga lo mismo con los años Hiro Alberto, hoy dedicado a las finanzas. Puestos a imaginar hasta sería posible que la joven Sachi Marcela, una arquitecta más enfocada en los planos que en los planes de gobernar Perú, un buen día decidiera cambiar de carrera. En la familia Fujimori, visto lo visto, todo es posible.

De momento lo único cierto es que Kenji, el congresista más votado en las dos últimas elecciones generales, ahora guarda silencio por órdenes de su hermana mayor. Dicen que están distanciados, pero su bajo perfil –aseguran en su entorno- se atribuye a que no quiere perjudicar la carrera de Keiko. Dicho esto, Kenji nunca ha ocultado sus ambiciones de llegar al poder y las reiteró hace poco más de un mes en un tuit: «La decisión es mía, sólo en el supuesto negado que Keiko no gane la Presidencia yo me postularé en el 2021».

Kenji Gerardo está considerado el mimado de su padre, el presidente que huyó a Tokio en noviembre del 200, dimitió por fax de la Presidencia y aún cumple una condena de 25 años en Lima por corrupción y delitos de lesa humanidad. A diferencia de su hermana Kenji nunca puso un pero a la vida y obra de su padre. Por el contrario, defiende a capa y espada su gestión y promete seguir sus pasos. Dicen que es el que peor lleva el confinamiento de Alberto Fujimori. Siente devoción por él y le agradece los años de buena vida que disfrutó a su lado. Conocido por su afición a pasear a sus amigos en helicóptero se metió en política en el 2011. Desde entonces, sólo cosecha éxitos.

Entre los hijos de Alberto el mayor es el menos conocido. Hiro Alberto, como el resto de sus hermanos tiene el nombre japonés y el segundo español. Vivió los últimos años en Tokio pero regreso a Lima hace unos meses. De momento se ocupa de las finanzas de las empresas de Kenji. Para su desgracia, en el depósito de una de ellas se descubrió un alijo de cien kilos de cocaína. La familia se lava las manos mientras la policía investiga.