Vídeo: La investigación de Mueller llega al Congreso de Estados Unidos

El fiscal Barr dice que no hay pruebas de que Trump obstruyera la Justicia

El fiscal general, William Barr, investigó 10 posibles casos de obstrucción a la Justicia por parte de Trump

Actualizado:

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, ha denunciado este jueves que Rusia trató de interferir en las elecciones norteamericanas de 2016 aun sin la ayuda de la campaña del presidente Donald Trump. Barr ha comparecido ante los medios minutos antes de enviar al Capitolio el informe que le entregó el fiscal especial Robert Mueller tras dos años de investigación sobre la trama rusa y una posible obstrucción a la justicia por parte de Trump.

Como novedad, Barr ha revelado que el fiscal Mueller, que no llegó a una conclusión sobre si hubo obstrucción por parte del presidente, investigó la posibilidad de que lo hubiera intentado hacer en al menos 10 ocasiones. El propio Barr, ministro de Justicia en el gabinete de Trump, llegó a la conclusión de que este no trató de impedir las investigaciones dada las pruebas que le presenta Mueller en el documento, de 400 páginas.

Ahora, recibido el informe, los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, deberán decidir si toman alguna medida. La voluntad de un puñado de demócratas es iniciar el proceso de recusación o «impeachment», algo a lo que se oponen los líderes de su propio partido y que obtendría una fuerte resistencia de los republicanos dado que el presidente ha sido exonerado de conspirar con Rusia para llegar al poder.

Sí ha dicho Barr que no tiene ningún problema con que el fiscal especial Mueller acuda a testificar al Capitolio si así lo quieren los demócratas. Estos han anunciado a través de la comisión judicial de la Cámara que quieren llamar a testificar a Mueller antes del 23 de mayo.

El ministro de Justicia ha sido muy claro en su conclusión de que el presidente no es culpable de nada de lo que se le acusa e incluso le ha defendido ante la «anómala situación» de ver cómo su victoria electoral se ponía en duda desde antes incluso de llegar a la Casa Blanca por una supuesta conspiración con el Kremlin. Por su parte, Trump ha dicho en Twitter: «Se acabó, no hubo conspiración ni obstrucción».