Una mujer con niqab pasea ayer en Lyon / AFP
Una mujer con niqab pasea ayer en Lyon / AFP

Un mes detrás de un burka, pasando miedo en París

EFE | PARÍS
Actualizado:

La artista parisina que vivió con una prenda similar a un burka durante todo un mes, Bérengère Lefranc, describe en un libro el miedo físico que pasó durante su experiencia por el rechazo que provoca esta prenda en la sociedad.

Lefranc explica que en la Fiesta de la Música en París temió por su integridad física porque la gente iba ebria y el debate sobre el burka acababa de salir en los medios de comunicación.

"La gente se sentía autorizada abiertamente a opinar sobre este tema (...) y es cierto que tuve miedo", comenta la autora del libro, que no obstante explicó que se debía principalmente al alcohol ingerido por los asistentes a la fiesta.

"Une voile, un certain moi de juin" ("Un velo, un cierto mes de junio") relata cronológicamente a modo de diario la experiencia de convivir durante todo un mes en París con una prenda que cubre todo el cuerpo.

Lefranc, artista diseñadora de ropa, negó, sin embargo, que se tratara de un burka, sino de una prenda similar a ella, puesto que el objetivo de la aventura no era ni religioso ni irreverente. "Fue una experiencia verdaderamente personal, íntima", explicó Lefranc, rechazando que su libro, que verá la luz la próxima semana, tuviera relación con la polémica que tiene lugar estos días en Francia sobre el uso del burka.

La publicación llega en pleno debate nacional sobre la prohibición de esta prenda en Francia. Hoy, el comité que estudia la forma de regular el burka ha presentado sus conclusiones: proponen la prohibición de la prenda de origen afgano en lugares públicos, así como en los transportes públicos o en las puertas de los colegios.

Sobre este tema, Lefranc se mostró totalmente en contra, ya que augura que las mujeres que lo llevan "deben estar muy orgullosas de hacerlo" por la dificultad e inconvenientes que conlleva su uso. Además, señaló que hay muchos otros problemas que se deben regular antes que el del uso del burka.

Unas 2.000 mujeres llevan burka en Francia

La artista francesa, que comprobó en sus carnes la vida que llevan las aproximadamente 2.000 mujeres que visten con burka en Francia, explicó las dificultades de vivir con un tipo de vestimenta similar, siendo el foco de todas las miradas. "Sentí una soledad enorme, la gente se reía de mí. Yo quería desaparecer a los ojos de la gente, y por el contrario todo el mundo me miraba", contó la autora del libro sobre sus primeras impresiones.

Además, destacó las dificultades de realizar aspectos cotidianos, como fumar, montar en bicicleta o hacer las compras, ya que no quería cambiar sus hábitos durante este mes, o los inconvenientes de entablar relaciones humanas.

"Lo más frustrante, es no poder compartir una sonrisa. No para seducir, tan sólo para estar juntos. El enclaustramiento está allí", relata un extracto del libro de Lefranc. Asimismo, la artista detalló el calor que produce la vestimenta, "unos 45 grados en el mes de junio", que le ayudaron a perder tres kilos de peso, en parte porque también aprovechó para hacer régimen...