Castigan a una niña de 12 años por abrazar a un compañero de clase en Australia

La madre de la menor ha declarado que la norma que prohibe los abrazos entre alumnos es ridícula y exige una disculpa

abc
madrid Actualizado:

Las autoridades australianas no quieren que haya abrazos en las escuelas. Por extraño que pueda parecer, hay colegios en aquel país que no permiten que sus alumnos tengan muestras de afecto con sus compañeros. Así se lo han hecho saber a la pequeña Amber, de 12 años, que recibió una orden de castigo por dar un abrazo a un compañero antes de entrar a clase.

La escuela primaria a la que acude la niña, situada en el estado de Australia Occidental, introdujo hace un año una nueva norma que prohibía los abrazos y contemplaba castigar a los niños que se mostraran muy efusivos con sus compañeros. Esta regla ya se ha «copiado» en otros centros del sur y el este del país.

Norma ridícula

La madre de la menor castigada ha asegurado que la regla es «absolutamente ridícula». En declaraciones realizadas a la edición digital del diario « News.com.au», la madre ha anunciado que luchará para que cambien las normas en el centro. «¿Qué es eso de enseñar a los niños que los abrazos están mal?», se pregunta.

«Había alumnos con magulladuras en las costillas por los abrazos»

Por su parte, desde el colegio han explicado que la norma se introdujo el año pasado para imponer disciplina en los alumnos y para evitar que se interrumpieran las clases. En una explicación un tanto inusual, el director se ha excusado diciendo que el año pasado «llegaron a casa chicos con magulladuras en las costillas por recibir abrazos 'muy entusiastas'». Además ha asegurado que hubo padres que pidieron la introducción de la norma y que todos los alumnos la conocían.

Ahora, la madre de la pequeña Amber solo espera que desde el centro pidan disculpas a su hija por «aplicarla un castigo exagerado».