El viaducto de Génova - EFE / Vídeo: ATLAS

Continúan las labores de rescate tras el derrumbe del viaducto en Génova, que deja 37 muertos

La Policía no descarta que el número de víctimas pueda aumentar. Hay al menos 16 heridos, muchos en estado grave

RomaActualizado:

La Delegación del Gobierno en Génova (Italia) informó hoy de que el balance provisional de muertos asciende a 37 como consecuencia del derrumbe ayer martes de un tramo de un puente en esa ciudad italiana.

«La Delegación del Gobierno de Génova comunica que por el momento el balance de las víctimas tras el derrumbe del puente Morandi es de 37», escribió en una nota publicada en su página web.

Según los medios locales, entre los fallecidos hay tres niños de 8, 12 y 13 años. Además, hay al menos dieciséis heridos, doce de ellos graves.

En torno a las 12.00 hora local (10.00 GMT) del martes, un tramo de unos cien metros del puente Morandi, que tiene un kilómetro de longitud y una altura de 90 metros, se vino abajo y sepultó bajo los escombros a varios vehículos.

Desde entonces, trabajan en la zona unos mil agentes, entre bomberos, policía municipal, estatal, miembros de protección civil y equipos de emergencia que se afanan por limpiar la zona y buscar posibles supervivientes que sigan atrapados.

Según el diario 'La Repubblica', hay al menos tres personas desaparecidas, entre las que podría figurar un ciudadano chileno.

La sección central del puente de Morandi, ubicado entre las ciudades de Polcevera y Génova y atravesado por la A10, se derrumbó en torno al mediodía de este martes por causas aún sin esclarecer, si bien se apunta a que podría tratarse de un fallo estructural.

El director de Protección Civil, Luigi D'Angelo, ha contado que en el momento del accidente había entre 30 y 35 vehículos usándolo. Además de los conductores y pasajeros de dichos vehículos, también se han visto afectados varios edificios de la zona, que han quedado sepultados por los escombros del puente.

Hasta el lugar de la tragedia llegaron este martes la ministra de Defensa, Elisabetta Trenta, y el primer ministro, Giuseppe Conte, y para este miércoles se espera la llegada del ministro del Interior, Matteo Salvini, y el otro viceprimer ministro, Luigi Di Maio.

El Ayuntamiento de Génova ha declarado dos días de luto oficial durante los cuales las banderas de los edificios oficiales ondearán a media asta.

«Homicidio múltiple y desastre culposo»

El fiscal jefe de Génova, Francesco Cozzi, ha anunciado que iniciará una investigación por «homicidio múltiple y desastre culposo« para depurar responsabilidades por el desprendimiento de un tramo de casi 200 metros por lo que se cree que sería un fallo estructural.

El presidente italiano, Sergio Mattarella, ha calificado de «absurda y espantosa» la tragedia en Génova y ha advertido de que «ninguna autoridad podrá escapar al ejercicio de la plena responsabilidad». «La conciencia de toda una sociedad lo demanda», ha sostenido en un comunicado.

En la misma línea se ha expresado Salvini: «He cruzado ese puente cientos de veces. Ahora, como ciudadano italiano, haré todo lo posible para conseguir los nombres y apellidos de los responsables, antiguos y actuales, porque es inaceptable que la gente muera así en Italia». «Lo pagarán caro», ha subrayado en Twitter.

Autostrade Italia, que se encarga del mantenimiento del viaducto, ha asegurado que «la causa del derrumbe será objeto de un profundo análisis en cuanto sea posible acceder al lugar con seguridad». Además, ha prometido «reconstruir el viaducto en el menor tiempo posible de una manera eficiente y segura».

Problema con las infraestructuras

El viceministro de Infraestructura, Edoardo Rixi, ha anunciado que «todo el puente de Morandi será demolido con graves repercusiones para el tráfico y problemas para los ciudadanos». No obstante, ha apuntado que ya se está trabajando en otra alternativa.

La infraestructura, de un kilómetro de largo y 90 metros de altura, fue construida en la década de los años 70 y había sido reformada en los últimos años. Actualmente, Autostrade Italia llevaba a cabo obras de mantenimiento en el viaducto.

Italia ya sufrió el año pasado el desplome de un puente en la provincia de Ancona, en la zona oeste del país. Un matrimonio perdió la vida cuando su vehículo quedó atrapado bajo un paso elevado que atravesaba una autopista en la localidad de Camerano.

El primer ministro ha anunciado que el Gobierno pondrá en marcha «un plan extraordinario para supervisar todas las infraestructuras del país, especialmente las más antiguas». «Los controles serán muy estrictos porque no podemos permitirnos otra tragedia», ha subrayado tras celebrar una reunión de emergencia en Génova.