La alta representante comunitaria para la Política Exterior, Federica Mogherini
La alta representante comunitaria para la Política Exterior, Federica Mogherini - EFE

La UE considera que aplicación de Ley Helms-Burton «debilita» la relación con EEUU

La UE cree que la aplicación extraterritorial de medidas restrictivas unilaterales «contraviene el derecho internacional»

BruselasActualizado:

La Unión Europea (UE) lamentó este jueves «profundamente» la plena aplicación de la Ley Helms-Burton de 1996 por parte de Estados Unidos, que permite demandar en ese país por propiedades confiscadas en Cuba, y consideró que «debilita» la asociación transatlántica.

La entrada en vigor hoy de esa ley, que estaba suspendida desde su promulgación por el rechazo causado a nivel internacional, «supone una violación de los compromisos asumidos en los acuerdos UE-EEUU de 1997 y 1998, que ambas partes han respetado sin interrupción desde entonces», indicó la alta representante comunitaria para la Política Exterior, Federica Mogherini.

«Ello originará fricciones innecesarias y debilita la confianza y la previsibilidad de la asociación transatlántica», enfatizó Mogherini en una declaración en nombre de los Veintiocho.

La UE considera que la aplicación extraterritorial de medidas restrictivas unilaterales «contraviene el derecho internacional», por lo que «recurrirá a todas las medidas adecuadas para abordar las consecuencias de la aplicación de la Ley Helms-Burton, incluidos sus derechos en la Organización Mundial del Comercio y el uso del estatuto de bloqueo de la UE», recordó.

Y agregó que seguirá trabajando con sus socios internacionales, «quienes también han manifestado su preocupación a este respecto».

La entrada en vigor de esta ley da luz verde a las demandas contra empresas multinacionales que operan en terrenos o inmuebles expropiados en Cuba tras la Revolución de 1959.

Desde este jueves, los ciudadanos estadounidenses (gran parte de origen cubano) que vieron confiscadas sus propiedades en Cuba tras la revolución comunista podrán demandar en los tribunales del país norteamericano a cualquier empresa extranjera que se beneficie de ellas, en virtud de la activación del Título III de la mencionada ley.