El criminal nazi Hanning escucha el veredicto
El criminal nazi Hanning escucha el veredicto - EFE

La Justicia alemana condena a cinco años al criminal nazi Reinhold Hanning

El Tribunal Regional de Deltmod lo considera culpable en grado de complicidad de 170.000 asesinatos

Corresponsal en BerlínActualizado:

Cinco años de prisión, esa es la sentencia del tribunal regional de Deltmod, Alemania, en el juicio contra Reinhold Hanning, considerado culpable en grado de complicidad de 170.000 asesinatos. La Fiscalía pedía seis años de cárcel y la defensa la absolución, puesto que Hanning no mató a nadie con sus propias manos, no torturó a ningún prisionero y tampoco estuvo en la «rampa de la muerte», como se denominaba la selección de los presos destinados a la cámara de gas en el andén de llegada de los trenes de transporte. El tribunal ha justificado, sin embargo, que dos años y medio en Auschwitz cumpliendo con las tareas propias de un guardia de campo de concentración nazi son suficientes como para constituir culpabilidad.

No está claro si su estado de salud, tiene ahora 94 años, le permitirá cumplir la sentencia. El exmiembro de las SS hitlerianas ha lamentado durante el juicio y ha pedido perdón por haber pertenecido a una organización asesina, pero tras escuchar la sentencia, sentado en silla de ruedas, no ha realizado declaraciones.

Lo cierto es que el hecho de si llega o no a entrar en prisión no es prioritario para las víctimas de Auschwitz y sus familiares, que han seguido a pie de juzgado el proceso en esta ciudad de 73.028 habitantes de Baja Sajonia. Una absolución sería algo «macabro e indignante», ha dicho el vicepresidente ejecutivo del Comité de Víctimas de Auschwitz, Christoph Heubner, ya que se trata «muy probablemente del último juicio» que pueda llevarse a cabo contra un exmiembro de las SS.

En las Juventudes Hitlerianas

El representante de la acusación particular Leon Schwarzbaum, superviviente del Holocausto, ha subrayado que lo más importante es «el reconocimiento de lo que pasó y el testimonio», de modo que «la explicación de la realidad de Auschwitz por parte de uno de los culpables queda para la historia y es muy importante, puesto que pronto no quedarán ni víctimas ni responsables de esos crímenes para contarlo».

Nacido en diciembre de 1921, Hanning entró en las Juventudes Hitlerianas con 16 años, «como hacían por entonces todos los chicos de mi edad», según sus propias palabras al tribunal con las que, sin embargo, «no pretendo hacerme exculpar por ello». Primero luchó en el frente francés, después en Ucrania, hasta que resultó herido e, inhabilitado para volver al frente, fue enviado a Auschwitz, donde a diferencia de otros campos nazis, solo una mínima parte de los 4.000 guardias servían directamente en la rampa de la muerte o en las cámaras de gas. Se estima que en Auschwitz, el más mortífero campo nazi, fueron asesinados 1,1 millones de personas, en su mayoría judíos, pero también homosexuales, gitanos y comunistas, incluidos mujeres, niños y ancianos.