Manifestación de chalecos amarillos en los Campos Elíseos
Manifestación de chalecos amarillos en los Campos Elíseos - AFP

Los chalecos amarillos se citan en los Campos Elíseos para la Nochevieja

Emmanuel Macron ha decidido tomar medidas de seguridad excepcionales

Corresponsal en ParísActualizado:

El Gobierno francés ha decidido la movilización excepcional de 147.935 soldados, gendarmes, policías y anti disturbios, para intentar disuadir a los chalecos amarillos que han convocado acciones en varias ciudades de provincias y en los Campos Elíseos, en París.

Desde hace años, la «banlieue», los suburbios de varias grandes ciudades, celebran la noche del fin de año con la quema ritual de coches y motocicletas. Ante tal tradición, incendiaria, el Gobierno francés movilizó el año pasado a unos 140.000 soldados, gendarmes y anti disturbios. El «éxito» de la franquicia de los chalecos amarillos aconseja incrementar el despliegue disuasivo de fuerzas del orden, que tomarán posiciones estratégicas en lugares emblemáticos, comenzando por los Campos Elíseos, que se han convertido en un espacio urbano simbólico para los grupúsculos de extrema derecha y extrema izquierda que utilizan los chalecos amarillos como bandera emblemática de «protesta global».

Festejo «no violento»

Varios grupúsculos amarillos han convocado y prometido la celebración de un «acontecimiento festivo y no violento» en los Campos Elíseos. Según la contabilidad oficiosa de varias páginas de Facebook, más de 8.300 personas habrían confirmado su participación en tal fiesta callejera. Y más de 60.000 se habrían dicho «interesadas». Se trata de indicadores solo aproximativos. La última jornada de protesta de la franquicia de los chalecos amarillos solo movilizó a 25.000 o 30.000 personas, en toda Francia (67 millones de habitantes). En París, apenas hubo 2.000 manifestantes.

Ante la convocatoria en los Campos Elíseos, mañana por la noche, Emmanuel Macron ha decidido tomar medidas de seguridad excepcionales, que pudieran perturbar la celebración tradicional y callejera del fin de año. Bares, cafeterías y restaurantes han sido invitados a prohibir o restringir la venta de bebidas. Comercios y lugares de recreo han sido invitados a tomar medidas de seguridad. Y se ha aconsejado a turistas y viajeros a extremar la prudencia.

El ministerio del Interior ha recordado que Francia sigue en estado de vigilancia anti terrorista, tras los recientes atentados en Estrasburgo, la cuna histórica de la moda de celebrar la noche de San Silvestre con la quema ritual de coches, en la periferia de las grandes ciudades.