La caravana de centroamericanos hacia Estados Unidos, a su paso por Chiquimula, Guatemala
La caravana de centroamericanos hacia Estados Unidos, a su paso por Chiquimula, Guatemala - Afp

La caravana de centroamericanos desafía a Trump y continúa rumbo a EE.UU. pese a sus amenazas

Guatemala no logra por ahora frenar a los más de 2.000 inmigrantes con destino a Estados Unidos y Canadá, a pesar de que el principal organizador fue deportado a Honduras

Corresponsal en Ciudad de MéxicoActualizado:

La caravana de 2.000 centroamericanos con rumbo a Estados Unidos no se detiene y ya ha logrado superar su primer escollo: cruzar la frontera y entrar en Guatemala. A pesar de las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, de quitar la ayuda a Honduras, Guatemala y El Salvador si no frenan inmediatamente la caravana, los inmigrantes siguen camino al norte para huir de la situación de violencia y pobreza que sufren en sus países. Un dato: el 50,3% de los inmigrantes abandonan sus hogares debido a la violencia, de acuerdo con un informe de Médicos Sin Fronteras (MSF).

Trump, sin embargo, ha logrado una pequeña victoria. El exdiputado hondureño Bartolo Fuentes, principal organizador de la caravana, fue detenido en Guatemala y deportado a su país, lo que ha descabezado a la caravana compuesta de hombres, mujeres y niños que salió el sábado de San Pedro Sula, considerada una de las ciudades más peligrosas del mundo. El grupo de centroamericanos, compuesto principalmente de hondureños, busca al viajar en bloque mayor seguridad de camino a EE.UU, ya que un 68.3% de los inmigrantes que cruzan México son víctimas de la violencia, según MSF.

Preocupado por la posible retirada de millonarias ayudas al desarrollo, el Gobierno guatemalteco se ha mostrado decidido a colaborar con Trump y había prometido cortar el paso a los inmigrantes. Sin embargo, la caravana ha conseguido superar las barreras establecidas por las autoridades y entraron en el país. Ante la ira del presidente estadounidense, Guatemala dispuso tres autobuses para que los inmigrantes regresasen a Honduras, aunque la mayoría ha optado por continuar el viaje.

Advertencia a los presidentes centroamericanos

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, exigió al presidente de Guatemala, Jimmy Morales, que coopere con la primera potencia y criticó al Gobierno de Honduras por la «falta de consideración» con su país. Dijo haber hablado con el presidente hondureño para advertirle de que EE.UU. «no tolerará esta insolente falta de consideración a nuestra frontera y soberanía», señaló Pence en Twitter.

Ahora los emigrantes esperan conseguir un salvoconducto de las autoridades mexicanas que les autorice atravesar el territorio hasta alcanzar la frontera sur de EE.UU., un permiso que normalmente no es difícil de obtener. Sin embargo, el siguiente escollo para la llamada «Caminata del Migrante» es atravesar la frontera en Chiapas y entrar en el sur de México.

EE.UU. todavía no ha lanzado ninguna amenaza directamente a las autoridades mexicanas, pero el Instituto Nacional de Migración del país azteca había emitido un comunicado en el que avanzó que se redoblarán los esfuerzos para controlar la frontera sur con Guatemala.

Es más, México ha desplegado un operativo de cien agentes federales para impedir la entrada de los inmigrantes centroamericanos que se espera que intenten la entrada en los próximos días, según informa el diario hondureño « La Prensa».

México ofrece una colaboración importante a EE.UU. para frenar la inmigración de centroamericanos a cambio de obtener mejores condiciones en cuestiones comerciales o de seguridad. Así, entre enero y mayo de este año ha deportado cerca de 40.895 centroamericanos, una cifras que logran reducir significativamente el flujo de personas que cada año se aventuran a tratar de llegar a EE.UU. o Canadá, ya que principalmente la inmigración latina proviene del llamado Triángulo Norte de Centroamérica, esto es Guatemala, Honduras y El Salvador.

El peligroso paso por México

Debido a la peligrosidad que atañe cruzar México a lomos de trenes –la llamada Bestia– o de ser asaltados por pandillas, muchos centroamericanos optan por quedarse en el país azteca antes que tratar de perseguir el sueño americano. En ese aspecto, las peticiones de asilo en México aumentaron un 66% en 2017 con respecto al año anterior, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

Se trata de la segunda caravana conformada principalmente por hondureños con destino a EE.UU. en 2018. Trump ya entró en cólera al poner la caravana llamada « Viacrucis del migrante» en el centro de la atención mundial a golpe de tuits. La caravana, originalmente formada por unas 2.000 personas, se terminó disolviendo en grupos más pequeños que emprendieron la dirección a EE.UU. por su cuenta. En aquella ocasión los coercitivos y amenazantes tuits de Trump fueron dirigidos a México, por no frenar a este grupo de personas, lo que terminó poniendo mucha presión por las autoridades aztecas que terminaron logrando que se partir la caravana.