Khieu Samphan, en el juicio
Khieu Samphan, en el juicio - EFE

Segunda cadena perpetua contra dos ancianos Jemeres Rojos, esta por genocidio de minorías en Camboya

La condena atañe a los dos últimos cabecillas del grupo por genocidio y crímenes contra la humanidad cometidos por el régimen comunista entre 1975 y 1979

Actualizado:

El tribunal internacional de Camboya condenó hoy a cadena perpetua a los dos últimos líderes vivos del Jemer Rojo por genocidio y crímenes contra la humanidad cometidos por el régimen comunista entre 1975 y 1979.

Los acusados son el ex «número dos» e ideólogo de la organización, Nuon Chea, de 92 años, y el antiguo jefe de Estado de ese régimen, Khieu Samphan, de 87, que ya fueron condenados a por vida en una fase anterior del proceso en su contra.

El juez Nil Noon consideró probado el genocidio cometido contra la minorías vietnamita y la musulmana cham, pero eximió a Khieu Samphan en este segundo caso al no haber podido demostrar de forma concluyente su intencionalidad o conocimiento.

Los dos exdirigentes también fueron hallados culpables de una serie de cargos tipificados como crímenes contra la humanidad, incluidos asesinato, exterminio, deportación, esclavitud, tortura, persecución por razones políticas, religiosas y étnicas. La corte también les declaró culpables de crímenes de guerra y actos inhumanos, incluidas desapariciones, matrimonios forzados y violación.

El juez decretó la fusión de la condena con la que les fue impuesta en la anterior fase del juicio, que se centró en la evacuación forzosa de centros urbanos y las ejecucionesde adversarios tras el final de la guerra civil.

Las Cámaras Extraordinarias de las Cortes de Camboya, nombre oficial del tribunal, decidió segregar esta causa debido a su complejidad y el temor de que los acusados, de edad avanzada y salud frágil, murieran antes que se dictara sentencia.

El juicio comenzó en 2011 con dos acusados más, el exministro de Asuntos Exteriores, Ieng Sary, y su esposa y exministra de Asuntos Sociales, Ieng Thirith, que murieron en 2013 y 2015, respectivamente.

El jefe del Jemer Rojo, Pol Pot, murió en 1998 en el último bastión de la guerrilla maoísta en la selva del norte de Camboya, prisionero de sus propios correligionarios.

Unos 1,7 millones de personas murieron entre 1975 y 1979 durante el régimen del Jemer Rojo a causa de trabajos forzados, enfermedad, hambruna y purgas políticas.