Ambulancias junto a los cines Century 16 tras el tiroteo en el que murieron 14 personas - efe

Un enmascarado mata a 12 personas en el estreno de «Batman» en Denver

El agresor, identificado con el nombre de James Holmes de 24 años, habría disparado contra 24 personas tras lanzar una bomba de gas lacrimógeno en un cine de la localidad de Aurora

abc.es
Actualizado:

Al menos 12 personas han fallecido y 50 se encuentran heridas por los disparos de un enmascarado en un cine de la ciudad estadounidense de Aurora (Colorado) durante el estreno del film «El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace», según confirmó el jefe de Policía de la ciudad, Dan Oates, que indicó en una rueda de prensa, que el presunto responsable de los disparos ha sido detenido.

De los fallecidos, diez fueron declarados muertos en la escena de los crímenes y otros cuatro en el centro médico Swedish, a donde están siendo trasladados los heridos, de acuerdo con Oates. Un joven de 24 años, fue detenido en un aparcamiento detrás del cine. El joven, que portaba una escopeta, un rifle, una pistola y un chaleco antibalas, dijo a los agentes que tenía explosivos en su apartamento, según señala Efe.

El incidente tuvo lugar durante el primer pase de la última secuela de Batman, en torno a la media noche, en los cines Century 16, al que habían acudido cientos de personas, incluidos numerosos niños El responsable de los disparos, identificado con el nombre de James Holmes, de 24 años, que iba ataviado con un chaleco antibalas, portaba dos pistolas y un fusil, apareció en la parte delantera de la sala durante la película y lanzó una granada que dejó escapar un silbido en el teatro antes de comenzar a disparar, según la policía.

Un testigo describió al supuesto atacante como un hombre vestido de negro, con casco y máscara, que irrumpió en la sala con una escopeta y comenzó a disparar. Centenares de personas asistían al estreno con disfraces de los personajes de la serie Batman.

La película, en sí, contiene abundantes efectos de sonido con alto volumen, y un testigo dijo a la CNN que, inicialmente, el público no notó que las detonaciones en la sala provenían de disparos reales de arma de fuego.

Los mensajes de twitter y las imágenes recogidas por teléfonos móviles muestran escenas de pánico y personas heridas en el cine de la localidad de Aurora, 15 kilómetros al nordeste de Denver, donde tuvo lugar la matanza.

Las autoridades locales dieron cuenta de al menos 50 personas fueron trasladadas a tres hospitales de Aurora para recibir atención médica.

Una testigo dijo que había visto a una niña, de unos 9 años, con heridas de bala en la espalda, mientras Benjamín Fernández, de 30 años, dijo al diario Denver Post que él estaba viendo la película cuando escuchó una serie de explosiones y la gente salió corriendo de la sala, mientras los policías gritaban «al suelo».

Salina Jordan, de 19 años y que estaba en una sala vecina, dijo al mismo diario que vio a varios heridos, incluida una niña alcanzada por una bala en la mejilla y otras en el estómago.

El presidente de Estados Unidos Barack Obama se ha mostrado «impactado» por este «atroz y trágico» suceso y ha prometido que se hará justicia. «Michelle y yo estamos conmocionados y entristecidos por el tiroteo atroz y trágico en Colorado (...) Mi administración haraá todo lo que esté en nuestra mano para ayudar a los habitantes de Aurora en este momento extraordinariamente difícil», ha señalado Obama.

«Como lo hacemos cuando nos enfrentamos a momentos de oscuridad y desafío, ahora debemos unirnos como una familia estadounidense», agregó.

Además, el presidente ha cancelado este viernes «ante la tragedia de Colorado» la gira de campaña electoral que llevaba a cabo en Florida, según ha anunciado su gabinete.

Además, ha añadido que el acto que el presidente tenía previsto en la localidad de Winter Park, también en Florida, ha sido cancelado.

Las autoridades evacuaron la zona para comprobar si existen artefactos explosivos. No había evidencia de un segundo atacante.

Según ha informado el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, de momento no se cree que exista un «vínculo entre el suceso y el terrorismo».