Protestas en El Cairo - EFE

El Baradei regresa a Egipto para manifestarse contra Mubarak y pide que «se jubile»

El líder egipcio anuncia que participará mañana en una «gran manifestación» en El Cairo

EL CAIRO Actualizado:

El premio Nobel de la Paz y activista opositor al gobierno Mohamed El Baradei ha llegado este jueves a El Cairo para sumarse a las protestas políticas que en los últimos tres días se han saldado con siete muertos, decenas de heridos y centenares de detenidos.

A su llegada al aeropuerto internacional de El Cairo, El Baradei, que había seguido desde el extranjero las manifestaciones, dijo a los periodistas que el cambio en Egipto "es inevitable". "Creo que este es un momento clave para el futuro de Egipto", afirmó el también ex director de la Agencia Internacional de Energía Atómica, quien aseguró que el país se dirige "hacia un proceso de cambio pacífico".

El Baradei, que lidera un grupo opositor llamado Asamblea Nacional por el Cambio y ha sido criticado por sus continuas ausencias de Egipto, vuelve con la intención de dirigir la transición en el país en caso de que el actual presidente, Hosni Mubarak, abandone el poder. "La gente se ha dado cuenta de que el régimen no está escuchando nada y han tenido que salir a la calle. Voy a continuar dando apoyo a la gente", añadió.

Tercer día de protestas

Una manifestación convocada para este viernes ya contaba con 24.000 seguidores en la red social Facebook apenas unas horas después de ser anunciada.

Estados Unidos, que tiene en Mubarak un gran aliado en Oriente Próximo, ha llamado a la calma, al tiempo que pide a las autoridades que establezcan reformas para atender las demandas de la población. «Creemos firmemente que el Gobierno egipcio tiene una gran oportunidad en este momento de la historia para implementar reformas políticas, económicas y sociales con el fin de responder a las necesidades e intereses legítimos del pueblo egipcio», ha dicho la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Las manifestaciones desencadenadas el martes, en parte orientadas por las vividas en Túnez, han dejado hasta la fecha un saldo de cuatro muertos y al menos 500 detenidos, según el Ministerio del Interior. Esta última cifra sería mucho mayor si se atiende a otras fuentes.

Las elecciones presidenciales están previstas para el próximo mes de septiembre, aunque todavía se desconoce si Mubarak, de 82 años, volverá a presentarse o dejará paso a su hijo Gamal.