La Administración Trump barajó con militares venezolanos rebeldes un posible golpe de Estado

Según The New York Times, finalmente se descartó esta posibilidad tras conversaciones desarrolladas durante varios meses

WASHINGTONActualizado:

La historia está para aprender y el siglo XX ofreció muchas lecciones a Estados Unidos en América Latina. Sin embargo, a tenor de lo que hoy desvelado «The New York Times», el Gobierno de Estados Unidos estuvo tentado de repetir las mismas acciones que ya tomara el siglo pasado en varios países latinoamericanos. Según el rotativo neoyorquino, miembros de la Administración Trump se reunieron en varias ocasiones con militares rebeldes venezolanos que buscaban derrocar al presidente Nicolás Maduro.

La Casa Blanca no ha entrado en detalles y se limita a decir que es importante entablar «diálogo con todos los venezolanos que demuestren un deseo de democracia» con el objetivo de «llevar un cambio positivo a un país que ha sufrido tanto con Maduro».

Hasta once funcionarios y exfuncionarios de la Administración han confirmado las reuniones al periódico. También un militar venezolano que, irónicamente, figura en la lista de funcionarios de Venezuela sancionados por Estados Unidos. Aunque finalmente parece que se descartó ayudar a los conspiradores, esta revelación será probablemente acogida por Maduro como una prueba del papel de los estadounidenses en los intentos de descabalgarle del poder.

Según explican estas fuentes, el supuesto grupo golpista implicado ya habría intentado sin éxito contactar con el Gobierno durante la presidencia de Barack Obama. Su sucesor, Donald Trump, desató las alarmas hace un año al no descartar la opción militar en Venezuela. Una declaración que animó a intentarlo de nuevo a esta facción del ejército, que dice contar con el apoyo de centenares de militares.

Las reuniones comenzaron el otoño del año pasado y se han prolongado durante el 2018. Los venezolanos solicitaron a Estados Unidos que les facilitaran transmisores de radio encriptados y que desarrollaran un plan para instalar un gobierno de transición hasta que se pudieran celebrar elecciones. Tal y como relata «The New York Times», nada de eso sucedió finalmente.

La fuente venezolana contactada por el periódico dice sentirse «decepcionada» y temer por la suerte de sus compañeros detenidos en las últimas semanas tras el ataque con drones de principios de agosto en Caracas.