Collins momentos antes de dar a luz a bordo del barco de MSF
Collins momentos antes de dar a luz a bordo del barco de MSF - msf/marta soszynska

Rescatada en alta mar minutos antes de dar a luz

Una refugiada camerunesa que iba en una barca hacia Italia huyendo de Boko Haram alumbra a su hijo a bordo del buque de MSF que asistió a su expedición

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Collins, una emigrante camerumesa de 25 años, estaba embarazada de nueve meses cuando hace unos días emprendió la travesía por el Mediterráneo a bordo de una barca hinchable junto a 120 compañeros de aventura, entre ellos seis niños. Tras lograr escapar del cautiverio de los terroristas de Boko Haram, trataba de llegar desde Libia a Italia, como tratan de hacer decenas de miles de personas por esa peligrosa ruta. Su historia explica la de miles de personas que, sin necesidad de escapar de la guerra de Siria, huyen de conflictos en su región para poder refugiarse en un país seguro.

Tan a término estaba la gestación que al poco de que la expedición fuera rescatada por el buque Dignity de la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF), la mujer se puso de parto a bordo, según un comunicado y las fotos facilitadas por esta ONG. Collins se encontraba ya con contracciones cuando MSF se topó con la barca en alta mar a las ocho de la mañana del pasado domingo.

Astrid, la matrona a bordo, fue la encargada de ayudarla en el parto. El niño, que es su segundo hijo, vino al mundo sin problemas y se llama Divan.

Collins trabajaba de auxiliar de enfermería en un hospital militar de Duala (Camerún) pero llevaba dos años sin recibir su salario, por lo que decidió viajar junto a su esposo a Banki, una localidad del norte del país. Allí cayeron en manos de los radicales islámicos de Boko Haram. Dos mess después ella logró escapar con ayuda de una mujer mayor, según el relato facilitado por MSF.

Dejó atrás a su marido y emprendió un viaje de seis meses que la llevó a Libia, el principal punto desde el que las mafias migratorias organizan la salida de barcos hacia el litoral europeo. Collins sufrió golpes con el embarazo bien avanzado durante ese viaje, pero peor lo pasaron otras de sus compañeras de aventura que llegaron a ser violadas varias veces.

Su marido y primer hijo, atrás

Del Dignity I los integrantes de MSF trasladaron a Collins y Divan a una patrullera de la Guardia Civil, que fue la que se encargo de trasladar a ambos a la costa italiana. La mujer ha tenido que dejar atrás no solo a su marido sino también a Warren, su primer hijo, que se quedó al ciudado de la abuela.

Su historia es solo una más de las que explican los motivos por los que miles de personas llegan a Europa escapando de diferentes conflictos. La mayoría de los que lo hacen huyen hoy en día de la guerra de Siria, pero el caso de Collins explica las circunstancias que llevan a muchas otros a escapar de su país y pedir asilo en países seguros.