El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó
El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó - afp

Hungría convoca al embajador francés tras las críticas del ministro de Exteriores galo a la valla

Laurent Fabius ha calificado de «escandalosa» la forma en que «algunos países de Europa del este» tratan la cuestión de los refugiados

Actualizado:

El Ministerio de Exteriores húngaro ha convocado para este lunes al embajador de Francia en Budapest tras las críticas del jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, contra la valla construida por Hungría en su frontera para parar la inmigración.

El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, que en la cita informará sobre la situación de los refugiados en Hungría al representante francés, dijo que no podía «dejar sin reacciones» las palabras de su homólogo, según informa la agencia magiar MTI.

Hungría anunció el fin de semana pasado que había concluido el tendido de una valla alambrada de metro y medio de altura a lo largo de su frontera con Serbia, como medida para detener a las miles de personas que pasan por allí para buscar refugio en la Unión Europea (UE).

Ayer, en declaraciones a medios franceses, Fabius calificó de «escandalosa» la forma en que «algunos países de Europa del este» tratan la cuestión de los refugiados, dijo que la construcción de la valla no respeta los valores europeos y consideró que había que destruirla.

Sziijártó calificó esas palabras de «chocantes e increíbles», y recordó que su país está bajo una «presión dramática» por el fuerte aumento de los aspirantes a asilo que llegan a Hungría.

«El buen europeo es el que respeta las leyes europeas», dijo el jefe de la diplomacia magiar y se refirió al compromiso adquirido por Hungría en el tratado de Schengen de defender las fronteras externas de la UE, como lo es la delimitación con Serbia.

Mientras que la alambrada acabada de tender no parece surtir el efecto deseado, ya que muchos inmigrantes logra superarla, Hungría continúa construyendo una segunda valle, más sólida y de 4 metros de altura, que espera concluir en noviembre.

Las autoridades del país centroeuropeo han interceptado a más de 150.000 refugiados en lo que va del año.