El lugar de los hechos en la playa de Túnez
El lugar de los hechos en la playa de Túnez - REUTERS

Cadena de atentados islamistas en Francia, Túnez, Kuwait y Somalia en pleno Ramadán

Viernes negro en cuatro países, que se han convertido en escenario de ataques que han matado a más de 90 personas

Actualizado:

Este viernes 26 de junio de 2015 ha quedado completamente teñido de sangre tras una oleada de atentados que han sacudido tres continentes, dejando un balance provisional de más de 90 muertos en Francia, Túnez, Kuwait y Somalia. [Así estamos contando en directo la última hora sobre los atentados]

Hace cuatro días el grupo terrorista Estado Islámico instó a los musulmanes a llevar a cabo ataques con motivo del mes de ayuno del Ramadán, que comenzó el pasado 18 de junio, y en los últimos meses había intensificado sus llamamientos para promover este tipo de ataques.

Los supuestos ataques terroristas han comenzando en el en sureste francés. Hacia las diez de la mañana se conocía la última hora: a la entrada de una fábrica en la localidad de Saint-Quentin-Fallavier se había encontrado un hombre decapitado tras un atentado en el que dos personas habían resultado heridas debido a que el atacante había hecho estallar varias bombonas de gas. El presidente de Francia, François Hollande, declaró la alerta máxima en la región de Ródano-Alpes y confirmó que se había tratado de un ataque terrorista. Detrás de él ha estado, Salim Yassin, quien, según su mujer, era el empleado de la persona que ha sido decapitada.

Yassin estaba fichado por la policía y, según los primeros indicios, llevaba dentro del vehículo el cadáver del gerente de su empresa de reparto, a quien probablemente asesinó esta misma mañana. Una vez allí, se dirigió a un extremo de la fábrica, dejó la cabeza del difunto sobre una valla junto a banderas con inscripciones islámicas y depositó el cuerpo a una decena de metros. [Todos los datos sobre el ataque en Francia en esta información]

Mientras se trataba de conocer qué había sucedido en territorio francés, saltaban de nuevo las alarmas, esta vez en Kuwait. Allí el Estado islámico ha asumido la autoría de un atentado suicida contra una mezquita chií situada en el centro de la capital del emirato en el que han muerto al menos 25 personas y otras 202 han resultado heridas. A través de un comunicado, que ha sido difundido por internet y cuya autenticidad no ha podido ser verificada, el grupo yihadista asegura que el ataque ha sido llevado a cabo por un terrorista que llevaba adosado un cinturón de explosivos.

Túnez ha sido el tercer país atacado este viernes. Allí 37 personas han muerto -entre ellas turistas británicos, alemanes y belgas y tunecinos- en el atentado contra el hotel Imperial Marhaba, de la cadena española Riu, y el vecino Muradi Palm Marinay, según ha confirmado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que ha descartado, por el momento, víctimas españolas. El ministro ha explicado cómo dos hombres armados han penetrado en el recinto de ambos hoteles y han abierto fuego de forma indiscriminada contra las personas que se han encontrado, incluido en escenarios como la piscina y la playa. Uno de ellos ha sido detenido, mientras que el segundo ha sido abatido. Este es el segundo de este tipo que sufre Túnez en los últimos tres meses, después de que el pasado 18 de marzo 22 turistas extranjeros murieran acribillados por varios yihadistas en el museo El Bardo de la capital.

Dada la coincidencia de estos ataques, el presidente de Francia ha querido dejar claro que descarta que haya vínculos entre los atentados registrados en el este de su país y en Túnez, más allá del hecho de que ambos sean actos terroristas. Hollande, que ha telefoneado a su homólogo tunecino nada más conocer los hechos sucedidos en el país magrebí, ha señalado que «no hay más vínculo» entre ambas acciones que «el hecho de que el terrorismo es nuestro adversario, que golpea por todas partes», y se ha referido también al atentado de Kuwait.

Somalia ha sido, a primera hora de la tarde, el cuarto país atacado. Allí la milicia islamista somalí Al Shabaab ha perpetrado un ataque contra una base de la Misión de la Unión Africana en el país (Amisom) en la localidad de Leego, ubicada al noroeste de la capital, Mogadiscio, tras empotrar un vehículo cargado de explosivos contra la misma. Al menos 30 personas han muerto en un ataque en el que también ha habido una parte de asalto por tierra con hombres armados y aún más terroristas suicidas, hasta quince, que han detonado su carga frente a los militares.

Este fatídico viernes se ha desarrollado, además, en plena cumbre europea en Bruselas, hecho que ha generado que Hollande haya tenido que abandonarla y volver a su país. Allí ha recibido el apoyo del resto de líderes como la canciller Angela Merkel, que ha expresado su solidaridad. España también ha mostrado sus condolencias y el Ministerio del Interior ha elevado el nivel de alerta antiterrorista tras los atentados yihadistas. Ha sido el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien ha informado de esta elevación del nivel 3 o «medio» al 4 o «alto», dentro de los cinco existentes, tras la primera reunión de la comisión del Pacto de Estado contra el terrorismo yihadista, firmado con el PSOE y convocada de urgencia tras estos atentados.