Fotografía de archivo del periódico Ausaf del 8 de noviembre de 2001 que muestra, en una localización desconocida de Afganistán, al entonces «número dos» y hoy líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, con Osama Bin Laden
Fotografía de archivo del periódico Ausaf del 8 de noviembre de 2001 que muestra, en una localización desconocida de Afganistán, al entonces «número dos» y hoy líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, con Osama Bin Laden - efe

Dos clérigos radicales alertan de que Al Qaida ha quedado casi inoperativa por culpa del EI

Estado Islámico está ganándole a la rama yihadista de Al Zawahiri sobre el terreno y también al nivel de la propaganda, según aseguran Abú Qatada y Abú Muhamad al Maqdisi

Actualizado:

Dos clérigos radicales vinculados con Al Qaida han alertado de que la organización terrorista internacional se encuentra casi inoperativa y ha quedado destrozada por los daños derivados de la escisión de Estado Islámico, el grupo que dirige Abú Bakr al Baghdadi.

En sendas entrevistas concedidas al diario británico ' The Guardian', el clérigo jordano Abú Qatada --que fue juzgado por terrorismo en Reino Unido y deportado a su país-- y Abú Muhamad al Maqdisi, que está considerado como uno de los más influyentes académicos extremistas, han asegurado que el líder de Al Qaida, Ayman al Zawahiri, se ha distanciado de sus comandantes más próximos y mantiene a flote el grupo terrorista con poco más que llamamientos a la lealtad.

Fuentes próximas a Al Qaida en Jordania han explicado al diario británico que la red terrorista se están quedando sin reclutas en Oriente Próximo y sin recursos económicos tras perder territorios y prestigios frente a Estado Islámico.

Al Maqdisi, al que Al Zawahiri considera como un amigo cercano, ha hablado sobre la situación en que se encuentra en la actualidad el líder de Al Qaida. «Opera basándose únicamente en la lealtad. No hay una estructura organizativa. Solo hay canales de comunicación y lealtad», ha explicado.

Qatada, al que el Gobierno británico ha definido como un individuo «verdaderamente peligroso», ha subrayado que Al Zawahiri está «aislado» y ha asegurado que Estado Islámico está ganándole a Al Qaida sobre el terreno y también al nivel de la propaganda.

Este clérigo radical fue deportado de Reino Unido y trasladado a Jordania, donde quedó en libertad tras ser absuelto de los cargos relacionados con terrorismo que se le imputaban. Desde su liberación, se ha convertido en una voz crítica con Estado Islámico y ha llegado a definir a sus milicianos como «un cáncer» que está creciendo en el seno del movimiento yihadista. En su opinión, Estado Islámico «no respeta a nadie».

Estado Islámico formaba parte de Al Qaida hasta que la red terrorista le expulsó en 2014 por desobedecer las órdenes de su líder, lo que dio comienzo a la batalla entre el Frente al Nusra, la rama oficial de Al Qaeda en Siria, y el nuevo grupo terrorista.