Imagen de archivo de Mohamed Mursi durante su juicio
Imagen de archivo de Mohamed Mursi durante su juicio - REUTERS

20 años de cárcel para Mursi por los violentos enfrentamientos en Egipto en 2012

Varios dirigentes de los Hermanos Musulmanes han sido condenados a la misma pena que el presidente depuesto

Actualizado:

El Tribunal Penal de El Cairo ha condenado este martes al depuesto presidente Mohamed Mursi a veinte años de cárcel por los incidentes violentos ocurridos frente al palacio presidencial de Itihadiya en diciembre de 2012.

Según el fallo leído por el presidente de la corte, el juez Ahmed Sabri, Mursi y otras doce personas han sido sentenciadas a 20 años de prisión por uso de la fuerza y la violencia y retención de personas, acompañada de maltratos y tortura.

El magistrado les ha declarado inocentes de dos cargos: asesinato con premeditación y porte ilegal de armas, por los que podrían haber sido condenados a la pena capital.

Esta es la primera sentencia inculpatoria contra Mursi, que fue depuesto en julio de 2013 en un golpe militar liderado por el entonces jefe del Ejército y actual presidente, Abdelfatah al Sisi, tras varios días de multitudinarias protestas.

Además de Mursi, han sido sentenciados a la misma pena varios dirigentes de los Hermanos Musulmanes, entre ellos Esam el Arian, vicepresidente del Partido Libertad y Justicia (PLJ) -brazo político de la Hermandad-, y el miembro de su Ejecutiva Mohamed Beltagui.

Otras dos personas han recibido una pena de diez años de cárcel durante la sesión final del juicio, que duró apenas diez minutos y en la que estuvieron presentes nueve de los procesados, mientras que seis fueron sentenciados en rebeldía. El fallo estipula además para todos los procesados cinco años de vigilancia policial una vez que sean excarcelados tras cumplir su pena.

El tribunal ha decidido remitir la causa a la Corte Civil de Indemnizaciones, para que los condenados reparen los daños causados por sus delitos. El abogado de Mursi, nombrado por la corte después de que se retirara la defensa original, Sayed Hamed, ha dicho a la agencia Efe que la sentencia es «quilibrada», pero ha adelantado que recurrirá ante el Tribunal de Casación.

Este caso se remonta al 5 de diciembre de 2012, cuando se desataron disturbios frente al palacio presidencial durante protestas contra Mursi, que se saldaron con la muerte de varios manifestantes.

El exmandatario, dirigente de los Hermanos Musulmanes y encarcelado en la prisión de Burg al Arab, en el noreste de Egipto, ha negado los cargos en las vistas anteriores y siempre ha destacado que sigue siendo el «presidente legítimo» de Egipto.

El expresidente afronta otros juicios por insultar a la judicatura, huir de una cárcel durante la revolución de 2011 que derribó a Hosni Mubarak y entregar información clasificada a países y organizaciones extranjeras.

Desde el derrocamiento de Mursi, las autoridades han perseguido a los simpatizantes, integrantes y líderes de los Hermanos Musulmanes, fueron declarados grupo terrorista en diciembre de 2013.