Numerosas personas participan en una manifestación organizada por Amnistía Internacional para pedir la liberación inmediata del bloguero saudí Raif Badawi, frente a la embajada saudí, en La Haya, Holanda
Numerosas personas participan en una manifestación organizada por Amnistía Internacional para pedir la liberación inmediata del bloguero saudí Raif Badawi, frente a la embajada saudí, en La Haya, Holanda - efe

Raif Badawim, el bloguero al que le esperan 50 latigazos por criticar el islam

Arabia Saudí condenó al activista a recibir mil latigazos (mañana podría recibir 50 azotes) como parte de su pena por crear un foro online que promocionaba el debate público. Además, debe cumplir 10 años de prisión, y tendrá que abonar un millón de riales, unos 225.000 euros.

Actualizado:

Sobre el bloguero Raif Badawi pesa una terrible condena: 1.000 latigazos en público (ya ha recibido 50 el pasado 9 de enero frente a la mezquita al Jafali de la localidad costera de Yedda) y podría recibir mañana otros 50 azotes por crear una web llamada «Liberales saudíes», donde se permitía el debate político y social y se publicaban de forma anónima comentarios considerados ofensivos para el islam por las autoridades religiosas.

Badawi fue condenado el año pasado, a 10 años de prisión, una multa de un millón de riales saudíes (unos 225.000 euros), la prohibición de utilizar medios informáticos y 1.000 latigazos.

La terrible decisión ha generado protestas en todo el mundo y el rechazo de varios gobiernos. Este jueves ha tenido lugar una concentración en la embajada de Arabia Saudí en Madrid donde activistas de Amnistía Internacional (AI) reclamaron el cese inmediato de la condena de 1.000 latigazos. «Castigar con latigazos es una violación de los derechos humanos y exigimos que no se le aplique ni un latigazo más a Raif Badawi», indicó durante el acto la responsable de Campañas de de Amnistía Internacional España, Beatriz Perales.

Amnistía Internacional considera a Badawi como preso de conciencia, al haber sido condenado por su actividad como bloguero, y pide que se anule su condena y sea puesto en libertad «de inmediato» y «sin condiciones».

«No aguantará otra ronda de latigazos»

Desde el pasado viernes, Amnistía Internacional España ha recogido más de 48.000 firmas a través de una petición en internet para reclamar al rey de Arabia Saudí el cese inmediato de este castigo y la liberación de Badawi. Esta organización recalcó que la flagelación y otras formas de castigo corporal están prohibidas por el derecho internacional, que proscribe la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

La esposa de Raif Badawi, Ensaf Haidar, ha declarado a Amnistía Internacional que teme que su esposo no pueda soportar físicamente una segunda tanda de golpes. «Raif me ha dicho que tiene mucho dolor después de la flagelación, su salud es mala y estoy segura de que no podrá aguantar otra ronda de latigazos», dijo.

Haidar, según AI, comunicó este hecho a sus hijos la semana pasada para que no tuvieran que enterarse por los amigos en la escuela. «Es un gran shock para ellos. La presión internacional es fundamental. Creo que si mantenemos el apoyo, finalmente dará sus frutos. Tenemos que seguir luchando», agregó