El F-22 «Raptor» es el caza más moderno de la Fuerza Aérea de EE.UU.
El F-22 «Raptor» es el caza más moderno de la Fuerza Aérea de EE.UU. - USAF

Bautismo de fuego del caza furtivo de EE.UU.

Tras su entrada en servicio en 2005 el carísimo F-22 «Raptor» se convirtió en el primer caza de quinta generación en activo

Actualizado:

«Este ataque ha sido la primera ocasión en la que el F-22 ha sido utilizado en una misión de combate. Se lanzó munición guiada por GPS, munición de precisión, apuntando solo al lado derecho del edificio. Podéis ver que el centro de mando y control quedó destruido». Con estas palabras, y aludiendo a una instalación clave de Estado Islámico en Raqqa (Siria), explicó el director de operaciones del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el teniente general William Mayville, el bautismo de fuego del más moderno avión de combate de la Fuerza Aérea norteamericna, el F-22 «Raptor».

Tras su entrada en servicio en 2005 el carísimo F-22 «Raptor» –cada unidad vale entre 130 y 180 millones de dólares– se convirtió en el primer caza de quinta generación en activo. Un concepto este «generacional» que hace referencia, entre otras cualidades, a su capacidad furtiva (tecnología «stealth»). Es decir, imposibilidad de ser detectado por radares enemigos.

El «Raptor» fue construido por Lockheed Martin, la mayor empresa armamentística del mundo con sede en Bethesda (estado de Maryland). Por lo sensible de su tecnología una ley federal estadounidense prohibió su exportación (Japón ha mostrado interés en adquirirlo). Con una flota final prevista de 187 unidades, la US Air Force ha venido utilizando el F-22 solo como arma disuasoria frente a dos amenazas potenciales: Corea del Norte, con vuelos en el Pacífico y alguna «exhibición» aérea en el vecino del Sur; e Irán, desplegándolo en ocasiones en la base aérea de Al-Dhafra (Emiratos Árabes Unidos), desde la cual pudo haber despegado en la madrugada del martes para su primera misión de combate.

Un solo piloto, capacidad de volar a 18 kilómetros de altitud, una longitud de 18,9 metros, envergadura de 13,5 m. y altura de 5 m. son algunas de sus características. La velocidad máxima del avión se estima en 2.200 km/h.

En 2009, con el apoyo de Obama, se detuvo su producción. El nuevo caza de Lockheed Martin, el F-35 «Lightning II», está llamado a coger su testigo en lo relacionado a la tecnología furtiva. Es este el nuevo campo de batalla de la tecnología militar aeronáutica.