Un bautizo íntimo con solo 22 invitados para el Príncipe Jorge de Cambridge
El príncipe Jorge sujetado por sus padres antes de su bautizo este miércoles en el palacio de St. James - reuters

Un bautizo íntimo con solo 22 invitados para el Príncipe Jorge de Cambridge

Solo los familiares y amigos más íntimos de los duques de Cambridge han sido invitados a la ceremonia de 45 minutos en St. James Palace y al posterior té con tarta en Clarence House

Actualizado:

Los duques de Cambridge han apuntalado su estilo discreto y renovado y su apuesta por la intimidad durante el bautizo de su primer hijo, el Príncipe de Cambridge, este mediodía en Londres. Solo 22 invitados han participado en una ceremonia de unos 45 minutos en la capilla real del Palacio de St. James, el mismo lugar en el que reposó el féretro de Diana de Gales tras su muerte en 1999 [puedes ver aquí una galería de fotos de la capilla].

El príncipe Enrique y Pippa Middleton han acudido sin sus actuales parejasAdemás de la Reina y su marido el duque de Edimburgo, la Familia Real ha estado representada por el Príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles, abuelos del homenajeado, y por su tío el príncipe Enrique, que esta vez no ha sido acompañado por su actual pareja, Cressida Bonas. Otros familiares como la Princesa Ana o la duquesa de Wessex no han estado presentes. También han acudido solos Pippa y James Middleton, hermanos de la duquesa Catalina, junto a sus padres.

El resto de asistentes eran amigos íntimos de los duques y sus familias a los que han elegido como padrinos para su primer hijo. Siete personas, en lugar de seis, como solía ser la norma. De los siete elegidos, seis han acudido con sus parejas. Entre los padrinos de la criatura figuraban Julia Samuel, amiga íntima de Diana de Gales, y el secretario privado de los Duques y del Príncipe Enrique desde 2005 hasta 2012, Jamie Lowther.

Los demás padrinos pertenecen al círculo más íntimo de amigos de los duques de Cambridge. Oliver Baker fue compañero del hijo mayor de Diana de Gales y de su esposa en la Universidad de St. Andrews. Emilia Jardine fue amiga de Catalina desde la facultad de Marlborough. Y William van Custem es amigo del príncipe Guillermo desde la infancia, al igual que el conde de Grosvernor (hijo del Duque de Westminster). Finalmente, Zara Phillips será la única persona de la Familia Real elegida entre los padrinos y madrinas del pequeño Jorge Alejandro Luis.

Solo un fotógrafo y un periodista en la puerta

En este clima de intimidad, la ceremonia ha sido oficiada por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, en el Palacio de St. James, y no en Buckingham, donde solían celebrarse los bautizos reales. La capilla real, construida en estilo Tudor por orden de Enrique VIII sobre un antiguo hospital, fue el escenario de la boda de la Reina Victoria con el Príncipe Alberto en 1840, y albergó los restos de Lady Di antes de su funeral en la abadía de Westminster en 1999.

El arzobispo de Canterbury, cabeza de la iglesia anglicana, ha sido asistido en el sacramento por el deán de la capilla, Richard Chartres, y el subdeán, William Scott. Los tres han recibido uno a uno a los invitados, hasta la llegada de la Reina unos minutos antes de las tres de la tarde (las cuatro en la Península). El Príncipe Jorge ha esperado también a la soberana en la entrada de la capilla en brazos de su padre. Estaba serio y relajado, vestido con una réplica del faldón de seda blanco que llevó la hija mayor de la reina Victoria, la princesa Victoria, en su bautizo en 1841.

Más de 60 bebés reales se han vestido con el original para el sacramento del bautizo. Demasiado frágil ya, fue utilizado por última vez en el bautizo de una hija de la condesa de Wessex en 2004. Tras los saludos de rigor de hijos y nietos a Isabel II y su marido –Enrique y Guillermo inclinando la cabeza ante su abuela, y la duquesa Catalina con la reverencia que marca el protocolo–, la familia ha pasado al interior de la capilla para bautizar al bebé en la fe anglicana con agua del río Jordán.

Durante la ceremonia, Pippa Middleton y el príncipe Enrique han leído textos del Evangelio de San Lucas y el de San Juan respectivamente, mientras que el coro de la capilla, que ya cantó en la boda de los duques, ha recuperado un himno escrito para el bautizo del Príncipe Guillermo, el 4 de agosto de 1982. Entonces, sus padres invitaron a toda la Familia Real y a varios representantes de la realeza europea. En total, en el bautizo del duque de Cambridge hubo 60 invitados.

El listado de padrinos y madrinas del hijo mayor de Carlos y Diana da cuenta también de las enormes diferencias de estilo entre las dos épocas, y del sutil proceso de modernización de la monarquía que han traído los duques de Cambridge. Sus padres eligieron al rey Constantino de Grecia, a lord Romsey, nieto del fallecido Lord Louis Mountbatten (el tío del duque de Edimburgo asesinado por el IRA en 1979), Sir Laurens va der Post, un explorador sudafricano, la princesa Alexandra, prima de la Reina, la duquesa de Westminster y Lady Susan Hussey, primera dama de compañía de la Reina

La discreción ha sido la norma. Solo un fotógrafo y un redactor de agencia han podido cubrir el evento desde la entrada. fotógrafo de «celebrities» elegido por los duques Las imágenes oficiales serán obra de Jason Bell, el de Cambridge, en un detalle más de separación con respecto a las tradiciones palaciegas. Se espera que las fotos oficiales sean distribuidas este jueves.

La ocasión propiciará una instantánea histórica, de notable gravedad dinástica si se compara con los retratos de Johnny Depp, Paul McCartney, Kate Winslett, Courtney Love o Kate Perry realizados hasta la fecha por el fotógrafo británico, de 44 años. Por primera vez desde el bautizo de un biznieto de la Reina Victoria en 1894, Bell tendrá la misión de retratar a una reina con tres herederos directos al trono. Dada la solemnidad de la ocasión, y las dificultades propias de hacer fotos en un bautizo de un bebé, se cree que Bell ha pasado toda la mañana preparando la sesión.

Té, tarta y fotos en Clarence House

Las fotos se tomarán en Clarence House, la residencia oficial del Príncipe Carlos contigua al Palacio de St. James, con el que comparte los jardines. Allí, los asistentes han sido invitados a un té con tarta por los padres del Príncipe Jorge quien, si reina algún día, será cabeza formal de la Iglesia de Inglaterra y «defensor de la fe» por obligación contractual. La tarta ocupará un tercio del tamaño de la utlizada en la boda de los duques de Cambridge, según ha trascendido.

La Reina Isabel II posará aquí con su hijo Carlos, el príncipe Guillermo y el pequeño Jorge, al igual que la Reina Victoria posó con el Príncipe de Gales (y futuro Eduardo VII), su hijo el futuro Jorge V, y el pequeño Príncipe Eduardo, quien reinó brevemente en 1936 como Eduardo VIII antes de abdicar en menos de un año en su hermano, Jorge VI, padre de la actual soberana.