Jorge Alejandro Luis, el nombre elegido por los Duques de Cambridge para su primer hijo
Ya se conoce por fin el nombre de pila del Príncipe Jorge de Cambridge - efe

Jorge Alejandro Luis, el nombre elegido por los Duques de Cambridge para su primer hijo

Horas despúes de abandonar el Hospital St. Mary's de Paddington se conoce el nombre del Príncipe de Cambridge

Actualizado:

En el primer día ingresaron a la madre. Al segundo día, presentaron al mundo su retoño. Y, por fin, el tercer día le pusieron nombre. Unas horas después de la primera visita de la Reina Isabel II a su tercer biznieto, los duques de Cambridge han anunciado este miércoles que su bebé se llamará Jorge Alejandro Luis, o George Alexander Louis en inglés. Su nombre oficial será Su Alteza Real el Príncipe Jorge de Cambridge. Una elección conservadora con ciertos guiños personales.

El padre y el abuelo de Isabel II reinaron bajo el nombre de JorgeEl nombre de Jorge era el gran favorito en las apuestas y, según los especialistas, probablemente en el corazón de la Reina. Su padre, Jorge VI, llegó al trono el 11 de diciembre de 1936 en circunstancias difíciles, tras la abdicación por amor de su hermano Eduardo VIII y en un mundo abocado a la conflagración bélica. El abuelo de Isabel II reinó como Jorge V, un nombre empleado por seis de los doce soberanos británicos desde la unión de las coronas de Inglaterra y Escocia en 1707.

«Es un nombre sinónimo de continuidad en la monarquía», ha explicado la historiadora Anna Whitelock a la BBC. Un nombre con indudable pedigrí real, que es solo el duodécimo más común en los nombres de pila británicos en el último año. El segundo nombre Alejandro, es el masculino del segundo nombre de la Reina, que estará sin duda satisfecha por una elección en la que su opinión ha tenido que estar presente. Alexander es además el nombre histórico de varios reyes de Escocia, lo que algunos interpretan como un guiño a los escoceses de cara al referéndum de independencia de septiembre del año que viene.

Solo tres nombres, en lugar de cuatro

El martes, al salir de la clínica tras visitar a su nieto, el Príncipe Carlos explicó que la pareja le había dicho que «tenían que verle la cara antes de inclinarse por un nombre». Diana y Carlos tardaron una semana en anunciar el de su primogénito, mientras que el del Príncipe de Gales no se conoció hasta pasado un mes. Muchas parejas piensan en sus padres y abuelos a la hora de elegir el nombre de su hijo, y así lo han hecho, con el peso añadido de la pertenencia a una dinastía, los duques de Cambridge, que parecen haber inclinado la balanza inevitablemente hacia la familia del padre.

El segundo nombre más citado en las apuestas era James que, además de recorrer el arbol genealógico de la monarquía inglesa, es el nombre del hermano de Catalina. Pero finalmente se ha quedado fuera del registro civil, a pesar de que los duques podrían haber optado por añadir un cuarto nombre, como es de hecho tradición en la Familia Real. Así, el Príncipe Guillermo es Guillermo Arturo Felipe Luis, y su padre el Príncipe de Gales es Carlos Felipe Arturo Jorge.

Luis Mountbatten, tío del Duque de Edimburgo, fue asesinado por el IRA en 1979Finalmente, Luis tiene sin duda mayores resonancias en la monarquía de la republicana Francia que en Gran Bretaña. Pero Guillermo, que lo lleva como cuarto nombre, ha querido perpetuar el recuerdo de un ser muy querido para su padre, Luis Mountbatten. Conocido como Lord Mountbatten de Birmania, el tío del Duque de Edimburgo fue siempre como un padrino para el Príncipe Carlos antes de su trágico asesinato a manos de IRA en 1979.

El bebé real más esperado tiene ya, por tanto, nombre de pila y título oficial, dos nomenclaturas que no determinan el nombre que vaya a elegir si el tercero en la línea sucesoria de los Windsor llega algún día al trono. Como los papas, los reyes pueden elegir el nombre con el que quieren reinar. Cuando, a la muerte de su padre en 1952, le preguntaron a Isabel II qué nombre usaría como soberana, contestó: «El mío, por supuesto». El Príncipe Jorge de Cambridge tiene, en principio, toda una vida -y un abuelo y un padre- por delante antes de enfrentarse a la decisión.