«La izquierda inventó la nación francesa en 1789», según su ministro de Interior
El ministro Manuel Valls a las puertas del Palacio del Elíseo - afp

«La izquierda inventó la nación francesa en 1789», según su ministro de Interior

Polémica en el país vecino por unas sorprendentes declaraciones del ministro del interior

Actualizado:

«¿Cuando nació la nación francesa?». Manuel Valls, ministro del Interior, ha dado una repuesta que suscita muchas reservas: «Históricamente, la izquierda inventó la nación, en 1789».

En la historia de Francia, 1789 fue el año de la toma revolucionaria de la prisión de la Bastilla y el estallido de la Revolución. Criticado desde la izquierda por su un ministro socialista, si, pero muy conservador, Valls ha deseado insistir en una «genealogía política» que convierte a la izquierda, en general, y el socialismo, en particular, en «inventores» de la nación.

Históricamente a la izquierda cultural, el vespertino Le Monde ha sido el primero en reaccionar al concepto de nación francesa defendido por el ministro del Interior, puntualizados detalles «escolares» de cierto calado cultural.

De entrada, recuerda Le Monde, el concepto de nación francesa comenzó a designar una entidad geográfica y política a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Al mismo tiempo, la más tradicional de las genealogías históricas recuerda que la monarquía de los reyes capetos, primero, y borbones, más tarde, construyó el Estado cuyos cimientos son el fundamento último de los sucesivos regímenes políticos.

Afirmando que la izquierda «inventó» la nación francesa, Manuel Valls se deja llevar de un simplismo considerable. Desde esa óptica, el PS y las izquierdas serían los «padres» de la República, mientras que las muy distintas derechas serían la «prolongación» del Antiguo Régimen.

En ese punto, capital, Le Monde da al ministro una lección clara, sencilla y diáfana, que resume de este modo: «No se puede hacer de los socialistas de 2013 los herederos en línea directa de los constitucionalistas de la Revolución de 1789. Como no se puede reducir a la derecha moderna a ser una continuación de los legitimistas de 1789. El PS y la UMP -el partido de Sarkozy- son partidos republicanos, y, como tales, ambos son herederos de la izquierda de 1789».