Censura casi unánime al último «gesto loco» de un Berlusconi que pierde fuelle
El primer ministro Letta (derecha), junto al hasta ahora «número dos» de su Gobierno, el conservador Alfano - reuters

Censura casi unánime al último «gesto loco» de un Berlusconi que pierde fuelle

Arrecian las críticas hacia la decisión de romper el Gobierno de coalición de un «Cavaliere» que quiere morir matando

Actualizado:

La críticas a Silvio Berlusconi por hacer caer el Gobierno de coalición al retirar a los cinco ministros conservadores se suceden tanto dentro como fuera de Italia. Una de las últimas personalidades que ha censurado el gesto del «Cavaliere» ha sido el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, que ha expresado su «preocupación y hartazgo» hacia los políticos que, como Berlusconi, «se creen más importantes que su propio país».

Desde el Partido Democrático, al que pertenece el primer ministro, Enrico Letta, ya han criticado a los ministros dimisionarios. Su secretario general, Guglielmo Epifani, ha considerado que son una prueba más de su falta de respeto por «la acción de Gobierno» y «abren una crisis». «La irresponsabilidad está llegando a unos niveles que nos racionalmente valorables», ha agregado. Asimismo, ha considerado «obligado» aprobar una nueva ley electoral antes de la celebración de nuevas elecciones.

El propio Letta habría calificado en privado de «gesto de bandidos» el comportamiento de Belusconi, según la agencia Efe. «Honestamente he perdido el hilo de las posiciones del Pueblo de la Libertad desde hace algunos días», explicó Letta al referirse a las contradicciones que han surgido en el partido de Berlusconi.

Y es que incluso desde dentro de su propia formación se repiten las críticas sobre la salida de tono del «Cavaliere». «Quien aconseja a Silvio Berlusconi nos empuja a una derecha radical ante la cual no me reconozco, da la espalda a los moderados y los expulsa de su órbita sin ninguna reflexión cultural señalándoles como traidores», dijo Beatrice Lorenzini, hasta ahora ministra de Sanidad.

También Gaetano Quagliariello, ya ex ministro para las reformas constitucionales, rechazó dar su apoyo a la nueva Forza Italia.

Castigo de la prensa

Los grandes periódicos italianos han mostrado mayoritariamente su rechazo al «gesto loco» de Silvio Berlusconi. Ninguno de los editoriales publicados por los medios este domingo encontraban justificación para la enésima crisis política provocada por «Il Cavaliere». «El condenado [en alusión a la pena de cuatro años de cárcel que le fue impuesta a Berlusconi por fraude fiscal] hunde Italia», titulaba el izquierdista «Il Fatto Quotidiano».

«Il Cavaliere cambia el juego», aseguraba «La Repubblica», mientras que el «Corriere della Sera» lo acusaba de «arrimar el hombro para desencadenar la crisis». «Moderados, ¿dónde están?, se preguntaba en su editorial el gran rotativo milanés. Eugenio Scalfari, fundador de «La Repubblica», comparaba a Berlusconi no solo con «un caimán» [como en la película de Nani Moretti], sino con el personaje de Mackie Messe, famoso bandido cínico y seductor de la Ópera de los Cuatro Cuartos de Brecht: «Mackie Messer tiene un cuchillo pero no lo vemos».

«La Stampa» (de centro derecha) y el económico «Il Sole 24 Ore» insistieron en sus titulares en «la locura» en el comportamiento del «Cavaliere». Mario Calabresi, director de «La Stampa», suplicaba a la clase política: «¡Ahora, basta, piensen en el país!».

Por último, el grupo de los Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo ha considerado irresponsable la salida del gobierno de los ministros del Pueblo de la Libertad que «no está mostrando ningún sentido de la responsabilidad», dijo en un comunicado el líder del grupo en la Eurocámara, Hannes Swoboda. El eurodiputado austríaco consideró que la renuncia del PDL trae «incertidumbre» sobre el futuro inmediato del país