Decenas de periodistas represaliados por su cobertura de las protestas en Turquía

El Día de la Prensa tiene poco que celebrar: 66 en la cárcel, 123 acusados de terrorismo y 22 despedidos por su cobertura de las protestas en Estambul

Actualizado:

Hoy se cumple el Día del Periodismo en Turquía, pero muchos periodistas turcos sienten que hay poco que celebrar. Al menos 22 profesionales de la información han sido despedidos debido a la cobertura realizada durante las protestas antigubernamentales del mes pasado, al tiempo que 37 han sido forzados a dimitir, según indica el Sindicato de Periodistas de Turquía. Además, más de un centenar de informadores gráficos fueron detenidos, agredidos o vieron cómo su material era requisado y eliminado por la policía, de acuerdo con la Asociación de Fotógrafos.

«Estos despidos y dimisiones están relacionados con las políticas de censura implementadas por algunos medios a la hora de cubrir la resistencia en el parque Gezi», asegura Gokhan Durmus, jefe del Sindicato de Periodistas en Estambul. «Nuestros colegas han trabajado duro en favor del derecho del público a estar informado, y lo han pagado con sus trabajos. Algunos han sido censurados, otros han visto cómo se cancelaban sus programas. Ha habido incluso periodistas despedidos por publicar información en Twitter. Un colega ha sido despedido por decir “hola” a un manifestante», afirma, en declaraciones al diario turco «Today's Zaman».

111 fotógrafos agredidos o maltratados

Por su parte, la Asociación de Fotógrafos emitió hace dos semanas un informe en el que documentaba los casos de 111 fotoperiodistas afectados durante la cobertura de la violencia, muchos de ellos heridos por botes de gas o balas de goma disparadas por la policía. Además, decenas de ellos fueron detenidos, a pesar de estar en posesión de los carnets de prensa reglamentarios emitidos por las autoridades turcas, asegura el documento.

El Partido Republicano Popular (CHP), la principal formación opositora, emitió ayer un informe sobre la situación de los periodistas en Turquía, en la que asegura que 64 profesionales de los medios de comunicación están detenidos y otros 123 están acusados de terrorismo. «El Señor Primer Ministro ha convertido este país en una penitenciaría medio abierta, y ha hecho imposible la vida para los periodistas», declaró el líder de la oposición, Kemal Kiliçdaroglu, durante la presentación del informe.

«El periodismo es un deber público. Solo en un país en el que un periodista puede trabajar libremente podemos hablar de democracia”», aseguró Kiliçdaroglu, quien se encargó de recordar que Turquía ocupa el puesto 154 de 179 en el ránking mundial de libertad de prensa según Reporteros Sin Fronteras.