Turquía, sola contra el golpe en Egipto mientras Occidente urge al orden democrático
Egipcios con la bandera nacional mientras aviones del Ejército sobrevuelan la plaza Tahrir - afp

Turquía, sola contra el golpe en Egipto mientras Occidente urge al orden democrático

La mayoría de los países árabes han felicitado al pueblo egipcio, mientras que en Occidente pide volver al marco constitucional

abc.es/agencias
Actualizado:

Las reacciones al golpe de Estado del Ejército egipcio que ha sacado a Mohamed Mursi de la Presidencia del país no se han hecho esperar. Aunque la mayoría de los países árabes han felicitado al pueblo egipcio, Turquía se ha decantado por condenarlo e Israel ha optado por el mutismo. En Occidente, el guión a seguir han sido los llamamientos a respetar los derechos del mandatario depuesto.

Así, Turquía se ha quedado sola en la condena del golpe de Estado en Egipto. «Los Gobiernos elegidos sólo pueden ser apartados del poder por la voluntad popular», ha declarado el ministro de Asuntos Exteriores turco, Ahmet Davutoglu. Por ello, el ministro ha calificado que este tipo de acciones como «inaceptables».

Además, la Unión Africana podría suspender a Egipto de todas sus actividades en respuesta a los «cambios anticonstitucionales» que se produjeron ayer miércoles en el país, según han indicado fuentes de la organización. Las citadas fuentes han informado a Reuters de que los miembros del Consejo de Paz y Seguridad de la UA podrían reunirse mañana viernes para aprobar la respuesta usual en estos casos.

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se ha desentendido del golpe: «No tenemos ningún comentario o comunicado oficial sobre la cuestión», ha afirmado.

Sin embargo, el líder palestino Mahmud Abás ha felicitado a Adly Mansur por su nombramiento como presidente interino de Egipto y ha deseado al pueblo egipcio que concrete sus esperanzas en «libertad, dignidad y estabilidad». «En nombre de todo el pueblo palestino (...) felicito al liderazgo egipcio en esta fase de transición de su historia», afirmó Abás en una carta que envió a Mansur y de la que da cuenta la agencia oficial Wafa. Abás también le desea que «Dios le ayude a asumir esta difícil responsabilidad en este período crítico».

Irán se ha mostrado cauteloso ante el golpe de Estado que ha acabado con el derrocamiento del presidente islamista de Egipto, Mohamed Mursi, y en su respuesta a la situación ha pedido que Egipto tenga en cuenta las «peticiones legítimas» del pueblo y ha advertido del «oportunismo de extranjeros y enemigos».

Felicitaciones

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, ha felicitado a Egipto por haber conseguido «un logro histórico» con el nombramiento del nuevo presidente interino, Adly Mansur, en sustitución del depuesto Mohamed Mursi. «El pueblo egipcio demostró de nuevo que es el dueño de la soberanía y la fuente de los poderes aferrándose a los principios de la revolución del 25 de enero y en su deseo de una libertad, justicia social y democracia verdadera», ha explicado Al Arabi en un comunicado, según la agencia estatal de noticias Mena.

El Gobierno de Argelia ha expresado su deseo de que el proceso de transición abierto en Egipto «responda a las aspiraciones legítimas de la población a través de un consenso nacional basado en la reconciliación». En este sentido, ha manifestado que este proceso de reconciliación «ha de respetar las disposiciones constitucionales», al tiempo que ha recalcado que Argel «sigue muy de cerca» los acontecimientos en el país árabe.

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ha enviado una carta de felicitación a Mansur en la que ha deseado que el mandatario cumpla las reivindicaciones de los egipcios y aplique el plan de las Fuerzas Armadas. El jefe del Ejecutivo iraquí mostró su apoyo al pueblo egipcio, que «recuperará su papel a nivel regional e internacional». En este mismo sentido se han pronunciado el emir de Kuwait, jeque Sabá al Ahmad al Jaber al Sabá; el presidente de Emiratos Árabes unidos, el jeque Jalifa bin Zayed al Nahyan; o el emir bahreiní, Hamad bin Issa al Jalifa.

Occidente

La Unión Europea ha rechazado pronunciarse sobre la legitimidad de las nuevas autoridades en Egipto pero ha dejado claro que no apoya la intervención de las Fuerzas Armadas en política y ha reclamado la celebración de elecciones «libres y justas». «No estamos a favor de la intervención militar en política», ha explicado el portavoz de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Michael Mann, en rueda de prensa

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha pedido calma y diálogo a todos en Egipto y ha llamado a restaurar un gobierno civil «lo antes posible», al tiempo que ha evitado calificar de golpe de Estado la destitución del presidente, Mohamed Mursi.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España ha hecho un llamamiento para el «restablecimiento del poder civil en el plazo más breve posible» en Egipto, con el fin de continuar con el «proceso democrático iniciado hace más de dos años» en el país. El departamento que dirige José Manuel García-Margallo abogó a través de un comunicado por convocar nuevas elecciones «sin tardanza» para que las urnas «devuelvan la palabra al pueblo a través de cauces democráticos institucionales».

El miércoles, el presidente de EE.UU., Barack Obama, evitó hablar de golpe de Estado y expresó su preocupación por el derrocamiento de Mursi, al tiempo que pidió a los militares que devuelvan la autoridad «a un gobierno civil elegido democráticamente» tan pronto como sea posible.

El Gobierno alemán calificó de «grave revés» para la democracia el golpe de estado en Egipto y apremió a las autoridades del país a regresar al marco constitucional. La suspensión del orden democrático «no una solución sólida» ante los graves problemas que afronta el país, dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, en un comunicado.