Mandela sigue grave y recibe cuidados intensivos en el hospital
Mandela, en una imagen de archivo - afp

Mandela sigue grave y recibe cuidados intensivos en el hospital

Sudáfrica sigue dando su apoyo al expresidente con la esperanza de una recuperación de la que no llegan señales

Actualizado:

El expresidente sudafricano Nelson Mandela continúa hoy en estado grave y recibe cuidados intensivos en un hospital de Pretoria, mientras Sudáfrica le sigue dando su apoyo con la esperanza de una recuperación de la que no llegan señales.

Los doctores «están haciendo todo para que (Mandela) esté cómodo»En un esperado comunicado tras más de 48 horas de silencio sobre la salud del exmandatario, la Presidencia sudafricana anunció hoy que Mandela, de 94 años, sigue en la misma situación -" grave pero estable"- que cuando ingresó el sábado por problemas respiratorios.

Horas después, el portavoz presidencial, Mac Maharaj, precisó que Mandela está bajo "cuidados intensivos", informó la agencia local de noticias Sapa.

Según el vocero oficial, los doctores "están haciendo todo para que (Mandela) esté cómodo".

Infección pulmonar

Madiba, como se conoce popularmente al expresidente en su país, fue hospitalizado el sábado por una recaída de una infección pulmonar que le ha llevado a ser hospitalizado hasta cuatro veces desde el pasado diciembre.

Mandela recibió hoy en el hospital la visita de sus hijas y de su exmujerMandela recibió hoy en el hospital la visita de sus hijas y de su exmujer, la antigua activista contra el régimen racista del " apartheid" Winnie Mandela.

La actual esposa de Mandela, la mozambiqueña Graca Machel, permanece al lado de su marido desde su hospitalización.

Mientras el país espera novedades de la Presidencia sobre la evolución del exmandatario, en las tiendas de Johannesburgo se escuchan a cada hora los boletines de noticias de la radio.

Los sudafricanos no pierden la esperanza y siguen rezando por la recuperación de Madiba, pero muchos entienden que, a su avanzada edad y con su fragilidad, quizás le esté llegando su hora.

"Le deseo una rápida recuperación y siempre rezo por él, pero acepto que está muy enfermo y es muy mayor", dijo con resignación a Efe Florence Tshabalala, una mujer del barrio de Soweto (Johannesburgo), en el que Mandela vivió y comenzó su lucha contra el racismo institucionalizado.

«Gracias, Padre»

Más al norte, en el barrio acomodado de Houghton, unos pocos periodistas montaron hoy guardia frente a la casa de Nelson Mandela en Johannesburgo.

La expectación está en el hospital de Pretoria donde se le trata, a cuyas puertas hay numerosos reporteros Dos policías vigilan la entrada al domicilio, frente al que vecinos y admiradores del héroe sudafricano han dejado piedras escritas con mensajes de apoyo.

"Mucho amor y recupérate pronto", "Gracias, Padre" o "Amo a Madiba" eran algunas de las cariñosas frases que podían leerse en esas piedras de colores.

La expectación está, sin embargo, en el hospital de Pretoria donde se le trata, a cuyas puertas numerosos reporteros esperan las visitas de los familiares, al tiempo que se especula sobre las ambulancias que entran y salen.

Pese a todo el interés periodístico, el "blindaje" del paciente ha sido hasta el momento muy férreo y ni una información sobre su salud ha salido de una fuente que no sea la Presidencia.

«Papá Mandela»

El gubernamental Congreso Nacional Africano (CNA), que un día lideró Mandela, desmintió hoy que la familia de Madiba haya prohibido a los miembros del Gobierno visitar al exmandatario, tal y como había publicado el diario sudafricano "The Star".

La Presidencia ha asegurado que el jefe del Estado, Jacob Zuma, visitará a Mandela en el hospital, pero sólo cuando sea oportuno.

Desde Ciudad del Cabo, el amigo de Madiba y también premio Nobel de la Paz, el arzobispo Desmond Tutu, le dedicó los mejores deseos.

Tutu reza "contra los estragos del tiempo" por su "dignidad" y agradece a Dios "el extraordinario regalo que ha sido "Papá Mandela", según informó su fundación en un comunicado.