Ruby dice que Berlusconi le pagó 3.000 euros tras asistir a una fiesta en Arcore
Ruby confirma que Berlusconi le pagó por ir a una fiesta en Arcore - efe

Ruby dice que Berlusconi le pagó 3.000 euros tras asistir a una fiesta en Arcore

La joven ha declarado como testigo en el proceso por inducir y favorecer la prostitución de chicas, incluidas menores de edad

Actualizado:

La joven marroquí Karima el Mahroug, más conocida como «Ruby Robacorazones», ha reconocido este viernes ante el Tribunal de Milán que el ex primer ministro Silvio Berlusconi le pagó 3.000 euros la primera noche que acudió a una fiesta en su villa de Arcore. «Il Cavaliere» está siendo juzgado por prostitución de menores y abuso de poder en el llamado «caso Ruby».

El lunes pasado, la fiscal del caso, Ilda Boccassini, solicitó una pena de sesiha solicitado este lunes seis años de cárcel y su inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos, después de considerar probado que éste mantuvo sexo con la joven cuando todavía era menor de edad. La declaración de Ruby ha tenido lugar en otro proceso al margen de la causa abierta contra Berlusconi, cuyo veredicto podría conocerse a finales del mes que viene.

La joven ha declarado como testigo en el proceso contra el empresario Lele Mora, la exconsejera regional del PDL Nicole Minetti y el periodista Emilio Fede por inducir y favorecer la prostitución de chicas, incluidas menores de edad. Según ha relatado, Berlusconi, entonces primer ministro, «me dio al final de la noche un sobre y dentro había unos 2.000 o 3.000 euros». Además, según ha dicho, le preguntó si se había sentido cómoda y si podía llamarla para que volviera otro día, informan la agencia ADNKronos y el diario «La Repubblica».

«Una historia inventada»

En esta primera visita a Arcore fue también cuando Ruby contó «una historia inventada». «Dijo que era mitadd egipcia, mitad brasileña y que mi madre era una cantante famosa y que era pariente del presidente de Egipto (Hosni Mubarak)». Precisamente, este fue el argumento que empleó Berlusconi para conseguir la puesta en libertad de la joven cuando fue detenida poco después por la Policía de Milán.

Asimismo, «también dije que había roto el contacto con mi familia porque quería convertirme al Catolicismo y mi padre no quería e incluso dije que había sufrido malos tratos y mostré las señales», ha relatado este viernes. Para asistir a las fiestas del «bunga-bunga», una «broma» de Berlusconi, Ruby ha explicado que «tenía el contacto con el presidente» del Consejo. «Me invitaba él, de vez en cuando telefoneaba yo para saber si había cena», ha precisado, asegurando que durante su asistencia a esas veladas «nunca vi contacto físico entre las chicas y Silvio Berlusconi». Al término de su segunda fiesta en Arcore, según ha dicho, Berlusconi la invitó a quedarse a dormir.

«Era muy tarde y me dijo: si quieres quedarte a dormir, quédate», ha indicado, precisando que varias chicas de las asiduas a las fiestas también se quedaron y que ella durmió «sola». Según ha señalado, abandonó la villa de «Il Cavaliere» al día siguiente por la tarde y también entonces Berlusconi le dio una «ayuda», otro sobre con «2.000 euros en billetes de 500 euros».