Israel ataca un convoy de armas dirigidas al Líbano en Siria

Así lo han confirmaron fuentes oficiales israelíes bajo el anonimato. El ataque se produjo a primera hora de ayer

Actualizado:

Oficiales del ejército israelí han confirmado hoy que Israel lanzó un ataque aéreo contra un arsenal de armamento sofisticado de camino al sur del Líbano, territorio de la guerrilla chiíta Hezbolá. Fuentes anónimas del ejército han asegurado a la agencia de noticias AP que se lanzó un ataque aéreo, aunque no se llegó a entrar en territorio sirio.

El gobierno israelí todavía no ha confirmado el ataque, aunque las autoridades libanesas aseguran que durante la noche del jueves y durante el viernes, se detectó un tráfico aéreo de las Fuerzas Aéreas Israelíes más intenso de lo habitual.

Las autoridades libanesas han denunciado la intrusión israelí en su territorio, mientras han acusado a Israel de hacer la situación en la zona todavía más volátil. Aunque el ejército israelí no ha comentado sobre el ataque al convoy de armas, que podrían ser misiles de largo alcance, así como misiles tierra-aire, las fuentes citadas por la agencia aseguraron que a pesar de que no eran armas químicas, se trataba de armamento capaz de cambiar “el juego”.

Este ataque israelí es el segundo este año y desde que comenzó la guerra civil en Siria. El de enero también destrozó un convoy con armamento sofisticado de camino al Líbano.

El Primer Ministro Benjamín Netanyahu ha dejado claro en varias ocasiones, que Israel no tolerará la transferencia de armas desde Siria a Hezbolá. Aunque Israel no tiene ningún deseo de meterse en el coladero de Siria, una de las mayores preocupaciones del gobierno, junto con el programa nuclear iraní, es que el enorme arsenal de armas químicas que posee Bashar al Asad sea utilizado contra Israel en un momento de desesperación del régimen, acabe en manos de rebeldes hostiles a Israel, o incluso peor, en manos de Hezbolá.

Por ahora tan sólo hay indicios, no pruebas irrefutables, de que el gobierno sirio ha estado usando armas químicas contra los rebeldes y la población, pero sin duda, si el régimen de Asad o los rebeldes decidieran usar una parte de los cientos de litros de gas nervioso que hay en Siria, sería nefasto para Israel.