SANITAS

En verano ingresan hasta un 10% más de mayores en centros residenciales

Es frecuente que puedan sentimientos y pensamientos de abandono al trasladar a sus familiares a una residencia

MADRIDActualizado:

Según el Barómetro del CIS de marzo de 2018, el 25,1% de la población española convive con una persona mayor de 65 años. Con la llegada del verano se observa una tendencia en aumento del ingreso de mayores en centros residenciales. Así, según, Conchita García, médico de la Dirección Asistencial de Sanitas Mayores «cada vez hay más concienciación sobre la necesidad de cuidar al cuidador, por lo que ese tiempo de descanso es muy importante».

La doctora incide en que, para que el cuidado se lleve lo mejor posible, es muy importante aprender a delegar, planificar el tiempo, conocer la dolencia del paciente, sacar tiempo para el cuidador y cuidar de la salud del mismo. «Todo esto se puede conseguir con la estancia temporal, dejándoles al cuidado de especialistas», explica.

Según los datos de registros de Sanitas de 2017, en julio y agosto del año pasado incrementaron entre un 5 o 10% y «para este año tenemos previsto alcanzar cifras similares», apunta García.

En este contexto, Sanitas cuenta con un proyecto denominado «Respiro Familiar» un servicio que presta atención temporal de calidad a personas mayores con diversidad funcional o en situación de dependencia. De esta manera, facilita el descanso de los cuidadores familiares y les ofrece un período vacacional de desconexión, necesario para su descanso físico y emocional.

Es frecuente que ante el ingreso del familiar puedan aparecer en las familias sentimientos y pensamientos de abandono. La doctora indica que «ejercer como cuidador requiere un esfuerzo físico y mental muy intenso y, tanto la vida del cuidador como la de las personas a las que cuidan, tendrá una mejor calidad si no se llega a lo que se denomina como 'situaciones de sobrecarga'».

El traslado a una residencia no significa que se renuncia al papel de cuidador, es sólo una forma diferente de cuidar

El ingreso no implica abandono. El traslado a una residencia no significa que se renuncia al papel de cuidador, es sólo una forma diferente de cuidar. Para la doctora, «entrar en un centro es un momento de transición que puede suponer para la persona y para su cuidador un tiempo de desconexión el uno del otro». Además, recuerda que es importante la comunicación y explicarles, con todo el cariño posible, los principales beneficios de ser atendido en una residencia.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia