Mar flores y Elías Sacal
Mar flores y Elías Sacal - GTRES Foto de archivo

Mar Flores y Elías Sacal, juntos de nuevo

La diseñadora y el empresario disfrutaron de unos días en alta mar junto a los mellizos de ella

ABC
MadridActualizado:

Mar flores estuvo en Saint Tropez, la Costa Azul de Francia, donde acudió a la boda de una amiga. Allí coincidió con Elías Sacal, con el que disfrutó de unos días maravillosos a brodo de un barco, disfrutando de sus playas.

La pareja no estuvo sola. Los mellizos de la modeloDarío y Bruno, de 7 años, les acompañaron y disfrutaron en grande con el empresario mexicano con el que congenian muy bien.

Foto de archivo
Foto de archivo - GTRES

Mar y Elías estuvieron en alta mar en un yate de 41 metros de eslora llamado «Soy amor». Los paparazzi captaron cómo ambos disfrutaban del mar y del sol junto a los dos niños. Para la ocasión, Mar Flores lució un vestuario blanco compuesto por un vestido de ganchillo y un bikini a juego con las mangas caídas. A pesar del paso del tiempo, la modelo sigue teniendo un cuerpo espectacular.

Mientras Flores se encontraba disfrutando de las vacaciones con Elías, se celebró la boda de su sobrino, Diego Matamoros. Quizás fuese esta la razón por la que la diseñadora no acudió al enlace a pesar de haber confirmado su asistencia. Pasar unos días con sus hijos y el empresario fue razón más que suficiente para no tener que ir y encontrarse con su excuñado y enemigo Kiko Matamoros.

La relación de Flores y Sacal ha pasado por numerosos altibajos. Ambos se conocieron gracias a unos amigos en común y según aseguraron, fue amor a primera vista. Pero la distancia entre ellos y los innumerables viajes por motivos laborales hicieron que la relación se enfriase, ya que el empresario vive a caballo entre México, su tierra natal, y Nueva York.

Hasta en dos ocasiones intentaron retomar la relación sin lograrlo, por lo que esta sería la tercera oportunidad de la pareja. Aunque por el momento ninguno de los dos ha querido realizar declaraciones al respecto, tal vez esta sea la definitiva ya que tal y como reza el dicho popular, «a la tercera, va la vencida».