Catalina de Cambridge
Catalina de Cambridge

Catalina de Cambridge recupera la diadema

La Duquesa pone de moda la tradicional «felpa» de tela, tantos años limitada al uso entre niñas en edad escolar

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La rica historia de las diademas se remonta al la antigua Grecia, cuando, hechas en laurel, se convirtieron en todo un símbolo de victoria. De hecho, el dios Apolo se representaba con una diadema de laurel y las griegas de buena posición social lucían diademas hechas en oro. A través de los siglos, su influencia en la moda volvió en el Medievo y el Renacimiento, eclipsándose entonces hasta el siglo XX.

La Duquesa -hace unos años con el Príncipe Jorge-, con una diadema más discreta
La Duquesa -hace unos años con el Príncipe Jorge-, con una diadema más discreta - AFP

Fue entonces, en los años 20, cuando renacieron en tela, plumas y flecos, colocadas en las cabezas de las modernas flappers. Coco Chanel fue una de sus precursoras en el pasado siglo, mientras que Gloria Swanson, Greta Garbo y Louise Brooks, las siguieron usando durante alguna década más, tanto para ir a la playa como para las noches más glamurosas. Durante los años 40 y 50, tras la Segunda Guerra Mundial, las norteamericanas las adoptaron de nuevo para recoger su cabello en sus recién estrenadas jornadas laborales, mientras que en los años 60 Brigitte Bardot las lució para ordenar su melena. Durante los años 70, se convirtieron en una expresión de estilo deportivo entre las aficionadas al tenis o en una declaración de intenciones bohemias en aquellas que eligieron tapar su frente con tejidos de flores y pasley.

Sofía Palazuelo

Ahora que las páginas de moda online y los escaparates muestran una variada oferta de diademas de tela -las llamadas «felpas» en muchos hogares españoles por haberse realizado en este material en el pasado-, observamos cómo este accesorio toma posiciones en la moda nupcial y en la renovada y potente industria de la sombrerería. Ya no son solamente las niñas de 7 años las que van con su «felpa» al colegio, sino que en algunos desfiles esta pieza corona a las modelos y algunas socialités, como Sofía Palazuelo, la han escogido para coronar su peinado en el día de su boda.

El 6 de enero combinó esta diadema azul de Jane Taylor con otro abrigo de Catherine Walker
El 6 de enero combinó esta diadema azul de Jane Taylor con otro abrigo de Catherine Walker - STEPHEN LOCK

Pero si hay un personaje actual que ha recuperado de veras el uso de la diadema de tela, este es la Duquesa de Cambridge. Kate Middleton, en sus inicios una anodina chica británica sin mucho garbo, va hallando poco a poco su propio estilo. Y se ha dado cuenta de que las «felpas», en paño, terciopelo o seda plisada, no solo le favorecen, sino que la distinguen del resto de las féminas de la Familia Real Británica.

En abril del pasado año escogió un favorecedor tocado crudo para el bautizo de Luis
En abril del pasado año escogió un favorecedor tocado crudo para el bautizo de Luis - REUTERS

Es así cómo la duquesa escogió un favorecedor tocado crudo para el bautizo de su hijo Luis en abril de 2018, que combinaba a la perfección con su atuendo. Catalina lució también una espectacular diadema de terciopelo negro con un abrigo verde el día del Armisticio, el pasado noviembre, y deslumbró con estilo con un modelo de felpa rojiza en la misa de Navidad de Sandringham. Para la misa del 6 de enero con la Reina Isabel II, la duquesa escogió un espectacular abrigo azul de Catherine Walker que llevó anteriormente en un viaje a Noruega, unos zapatos de salón de Prada, clutch de Jimmy Choo y una preciosa diadema a juego de Jane Taylor, su proveedora de diademas a medida.

Aunque algunos de estos tocados a medida están a la venta por 944 euros -sí, unas 830 libras-, se pueden conseguir versiones similares en H&M por 8 euros y algunas mercerías las venden a 20. Las sombrereras están de racha, con la moda actual de llevar tocado. Y las diademas no solo le sirven a catalina de Cambridge para crear su propio estilo y diferenciarse de su cuñada, Meghan Markle, sino que se han convertido en un nuevo negocio en alza. Cosas de la moda.